Los residentes de Temperley que durante muchos meses lucharon para lograr la orden de desmantelamiento de la antena de telefonía celular ubicada en el interior del Lawn Tenis Club aún esperan que se concrete la medida. “Queremos que la torre sea desmantel

Vecinos y comerciantes aseguran que la plaza se encuentra en "estado de abandono" a causa de la acumulación de residuos, la rotura de los tachos y los bancos y el vandalismo, que se refleja en los grafittis y pintadas que invaden cada monumento. Además, aseguran que la tradicional fuente, ubicada en el centro del espacio verde, se transformó en un gran recipiente de desechos. Es por eso que los vecinos piden limpieza, arreglos, mantenimiento y seguridad en la plaza Tomás Espora.
Residentes de Temperley cuentan que la postal se repite cada fin de semana. Botellas rotas, papeles, bolsas y todo tipo de residuos muestran el estado de abandono de la plaza Tomás Espora, ubicada frente a la estación de trenes. “Está totalmente descuidada y sin mantenimiento”, aseguraron a este medio vecinos y comerciantes, quienes manifestaron que los bancos y los tachos de basura “están destruidos”.

Además, uno de los monumentos más grandes que hay en la plaza -junto a los dos cañones que adornan el espacio verde- se encuentra repleto de grafittis, pintadas grotescas y rodeado de basura, especialmente botellas de plástico y vidrio.

“No te podes ni sentar en los bancos porque están rotos y los que están sanos están sucios. A veces tenemos que tratar de sacar las bolsas de desperdicio para que los chicos puedan jugar”, manifestó Juana, una vecina que lleva periódicamente a sus nietos a jugar al espacio verde.

Así es que basura, vandalismo y destrucción caracterizan a una de las plazas más conocidas del barrio, bautizada bajo el nombre de uno de sus fundadores.

En tanto, los comerciantes señalaron que la imponente fuente que adorna el centro de la plaza es utilizada como recipiente de los desechos. “Los jóvenes, en especial, la usan como asiento, y después de comer y tomar algo tiran los desperdicios adentro. No sólo ensucian el agua, sino que la plaza luce un aspecto totalmente desmejorado”, indicó un quiosquero de la zona.

Los carteles que anuncian el nombre del espacio verde y los datos de su creación están rotos y escritos, otros ya desmoronados. El césped está totalmente desmejorado y, en gran parte, hay pozos y barro.

La gente de la zona reclama mantenimiento semanal o, por lo menos, quincenal para evitar que la plaza se transforme en un basural a cielo abierto y evitar el vandalismo.

“Es una vergüenza que una plaza tan concurrida e importante del distrito este así, tan descuidada. Parte de la responsabilidad es de la ciudadanía que no la cuida y otra parte de los funcionarios, que no la mantienen ni la limpian”, se quejó Olga, vecina del lugar.

La problemática se repite en diversas plazas de la zona y, mientras tanto, las familias tienen que buscar todos los fines de semana planes alternativos y otros espacios donde poder disfrutar con sus chicos en las vacaciones.

Comentá la nota