Si las reservas siguen bloqueadas, salir al mercado es la alternativa K

Si las reservas siguen bloqueadas, salir al mercado es la alternativa K
Mientras la oposición cuestiona el uso de reservas, el sector financiero se queja de la incertidumbre que generó la escalada de la crisis.
Si el Gobierno se queda sin el Fondo del Bicentenario deberá, sí o sí, recurrir a los mercados internacionales en busca de financiamiento y, para eso, antes se vería forzado a lograr un canje exitoso con los holdouts.

A pesar de que la Presidenta declaró que es mejor utilizar reservas, "por las que pagamos el 0,5% o 1%", que pedir prestado "a tasas del 14% o 15%", los economistas consultados por PERFIL advirtieron que si no se dispone de los US$ 6.569 millones de reservas del Banco Central, se deberá buscar financiamiento en el exterior.

En la base del conflicto entre el BCRA y el Gobierno, está el alto gasto público. "No puede financiarse y por eso se apela a rupturas institucionales, como la apropiación de reservas", criticó Jorge Colina, de IDESA. Y aunque enfatizaron la necesidad de limitar la expansión del gasto, los economistas coincidieron en que la Casa Rosada no lo contempla.

"La dinámica del gasto primario hace casi imposible que la tasa de expansión se reduzca significativamente. Estimamos la brecha de financiamiento de 2010 en US$ 10.000 millones, que pueden ser cubiertos con un mix de ANSES, Banco Nación, BCRA y alguna colocación externa", dijo Nicolás Bridger, de Prefinex.

Gabriel Caamaño, de Ledesma, sumó otras opciones para hacer caja, como gravar la renta financiera y un ajuste en el tipo de cambio nominal.

Reservas. La mayoría de los sondeados no consideró erróneo recurrir a reservas para pagar deuda, algo que daban por descontado ya que durante 2009 el Gobierno ya echó mano a utilidades devaluatorias y adelantos transitorios del BCRA. En esta ocasión, lo que sorprendió fue la desprolijidad institucional.

Para el mercado, el manejo de la crisis Gobierno-Redrado fue lamentable. "De no ser por el actual conflicto, el uso de los US$ 6.500 no habría tenido un impacto significativo en el corto plazo en variables financieras como tasas de interés y tipo de cambio", dijo Bridger.

A la vez, Rodrigo Alvarez, de Ecolatina, destacó que "al delinear la autonomía del BCRA se busca que la hoja de activos no sea contaminada por las necesidades fiscales del Gobierno, lo que ahora no sucede".

La intención K de que el BCRA sea capitaneado por un funcionario afín aumenta el recelo sobre otras medidas que podrían dispararse como la colocación de un bono patriótico, mayor regulación del monto, destino y requisitos y tasas de préstamos otorgados de los bancos por parte del Gobierno y mayor emisión monetaria.

No obstante, el principal temor es la inestabilidad creada por la escalada de la crisis. "Si la cuestión se convierte en el tema del verano, el escenario se complica. La gente suele actuar en manada y eso es peligroso", advirtió Ricardo Delgado, de Analytica.

El veloz pronunciamiento de las entidades bancarias Adeba y Abappra contra Redrado contribuyó a enrarecer el clima. Fausto Spotorno, de OrlandoFerreres y Asociados, explicó posibles razones: "El Fondo del Bicentenario garantiza el pago de los bonos. En consecuencia, el precio de los bonos tiende a subir y las tasas de interés a bajar, un escenario positivo para el mercado financiero en el corto plazo. En el mediano, la falta de instituciones sólidas y el riesgo jurídico impactarían negativamente".

Comentá la nota