Las reservas probadas de gas natural llegan a cubrir el consumo de siete años

En casi veinte años sólo un escaso lote de compañías como Total Austral, Pan American Energy y Wintershall evidenciaron un esfuerzo inversor de largo aliento, que maduró en una constante incorporación de reservas y en una persistente curva de aumento en su extracción de líquidos y gas.
Las reservas probadas de gas natural llegan a cubrir el consumo de siete años

Las reservas de gas llegaron a un total de 395.000 millones de metros cúbicos.

Si bien las petroleras son siempre muy cautas a la hora de consignar datos de sus reservas de hidrocarburos en sus balances –a fin de evitar sanciones que puedan afectar la cotización de sus acciones– lo cierto es que desde la desregulación lanzada en 1991 siempre se encararon muy pocas búsquedas de nuevos yacimientos al punto de que la perforación de pozos exploratorios de gas oscilaron entre 8 y 10 por año y entre 50 a 100 el número de los inherentes al desarrollo de reservas.

En casi veinte años sólo un escaso lote de compañías como Total Austral, Pan American Energy y Wintershall evidenciaron un esfuerzo inversor de largo aliento, que maduró en una constante incorporación de reservas y en una persistente curva de aumento en su extracción de líquidos y gas.

Pan American Energy, por ejemplo, entre el 2001 y 2008 realizó inversiones a un ritmo promedio de u$s800 millones por año, lo cual puede juzgarse como un esfuerzo sustantivo para una petrolera que tiene sólo siete concesiones operadas bajo explotación.

Total, por su lado, acometió laboreos de alto riesgo exploratorio en el mar Austral, que hicieron factible la incorporación de un yacimiento como Carina, cuya explotación comenzará a acelerarse a partir del tendido del nuevo gasoducto submarino transmagallánico que se proyecta habilitar en marzo o a más tardar en abril del 2010.

La Argentina poseía hasta 1990 un horizonte de reservas probadas de gas suficientes para cubrir dos décadas de consumo.

Claro que en 1990 las reservas de ese hidrocarburo convivían con una extracción de 28.000 millones de metros cúbicos anuales, mientras que en 2008 se recuperaron del subsuelo continental y del mar Austral un total de casi 50.000 millones de metros cúbicos.

Uno de los problemas que siempre tornará difícil revertir la actual situación de estrechez de reservas gasíferas estriba en que las compañías privadas siempre son reticentes a exhibir un nivel de existencias probadas y probables desusadamente alto.

Ese problema se debe a que un nivel de existencias muy alto puede llegar a valorarse entre sus accionistas como un signo adverso en su tarea de monetización de reservas.

Pero lo más preocupante es que el gas natural satisface el 52% de la matriz energética primaria del país, porción que el Ministerio de Planificación buscará reducir al 42% en un lapso no mayor de cinco años.

Esa reducción será sobre la base de la sustitución del gas natural en la generación a través de una mayor participación del recurso hidroeléctrico y del área nuclear.

La sola elevación dentro de un año de la represa de Yacyretá a una altura de 83 metros en su embalse y la construcción de una usina en el vertedero del brazo Aña Cuá hará posible obtener casi 20.000 GWh al año, mientras que Atucha II aportará en 2010 otros 5.500 GWh al año.

Comentá la nota