Reserva ya Macri un fondo extra para planes sociales

Por: Patricia García

La visita del ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, junto al jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, a cada uno de los ministerios de la gestión macrista desató el mal humor de los funcionarios entrevistados, a quienes se les propone un plan de recortes en los proyectos actuales y los planteados para el año próximo.

Por ahora, la administración macrista piensa sólo en ajustes por falta de financiamiento, cuando el año que viene tenía previsto tomar deuda por cerca de $ 1.000 millones, parte de la cual ya está acordada con la Legislatura.

Esa poda afectará a las obras públicas, por eso aseguran en el Gobierno de la Ciudad que el ministro Daniel Chain, que conduce la cartera, es el más disgustado con la crisis y con los funcionarios de Macri que le piden resignar proyectos. El monto de prevención rondaría 20% sobre lo planificado para la inversión de capital.

En cambio, el macrismo ya dispuso reforzar las áreas sociales -Salud, Educación y Promoción Social- donde considera podría impactar más un desajuste de la economía. En principio, la administración porteña consideró la reserva del monto necesario para disponer de 10.000 beneficios nuevos a personas que lo necesiten, como es el vale ciudadanía porteña, que les asegura un mínimo de alimentos. Pero, además, dispondrá de otra partida para reforzar planes llamados de la primera infancia, para los niños que aún no están escolarizados, ya que los alumnos de las escuelas públicas porteñas reciben viandas de almuerzo, desayuno y merienda según corresponda.

Por ahora la reserva rondará cerca de los $ 100 millones, una cifra que no es significativa dentro del Presupuesto 2009 que prevé gastos por $ 17 mil millones, pero aplaca los reclamos que ya comenzaron ante el Gobierno porteño.

Ajustes

Sin embargo, posibles ajustes a la ley de presupuesto que envió Macri a la Legislatura el 30 de setiembre pasado, aún no están resueltos. De todas maneras, la premisa que dio el propio jefe de Gobierno porteño a todos los ministros en una reunión de gabinete de la semana pasada fue que «debemos reforzar la ayuda social» y pidió contemplar ajustes en previsiones para obra pública. Hasta su asesor ecuatoriano, Jaime Durán Barba, le ha dicho que no se mortifique por hacer grandes obras y que, en cambio, realice aquellas más pequeñas, pero que «están a la vista de todos los vecinos». El consejo es por el año electoral que se avecina y encuentra al Gobierno de la Ciudad con baja ejecución en algunas áreas por un lado, y por otro con la imposibilidad de conseguir financiamiento para emprendimientos importantes que ya descarta Macri.

Parte de la oposición ya alertó acerca de una supuesta «emergencia alimentaria» en el distrito.

Los legisladores Liliana Parada (ex ARI) y Juan Cabandié (kirchnerista) hicieron la denuncia que fue acompañada por otros sectores de la oposición porteña, como el socialismo, los ibarristas y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, además de dirigentes y sindicatos.

«La lucha contra el hambre de los chicos en la Ciudad no admite divisiones, ni mezquindades. Estamos todos juntos en este camino o gana la política de Macri. Cada pibe que perdemos es responsabilidad de todos y así lo entendieron los referentes políticos de la oposición que, con generosidad, nos acompañaron en esta iniciativa», dijo Parada.

Comentá la nota