Se rescindirá el contrato del barrio Morgante

En una asamblea realizada esta mañana un directivo del Instituto de la Vivienda anunció la posibilidad de anular el convenio con la Cooperativa de Cañuelas y gerenciar la construcción del barrio Morgante a través de la Municipalidad. Los vecinos decidirán este domingo.
Tras una década de idas y vueltas, esta mañana se avanzó en la posibilidad cierta de rescindir el convenio entre el Instituto de la Vivienda y la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos de Cañuelas, responsable de la construcción de 105 casas en el llamado Barrio Morgante.

En una reunión en la que participaron el intendente Gustavo Arrieta; el subadministrador del Instituto, Gustavo Aguilera; el abogado auditor José González Hueso; la coordinadora Viviana Martínez y más de 150 vecinos, se decidió por aclamación la rescisión del acuerdo y la firma de un nuevo convenio entre el Instituto y la Municipalidad para la finalización de las viviendas iniciadas hace una década.

No obstante, la decisión final se tomará este domingo a las 15 en una encuentro que mantendrán todos los preadjudicatarios en al planta alta del Cine Teatro Cañuelas.

"Esto no da para más", reconoció Aguilera, quien admitió que la cooperativa presidida por Ricardo Cladera incumplió sus compromisos, no acató el plan de obras y que además no eleva las listas de preadjudicatarios desde el año 2004.

El abogado González Hueso indicó que el trámite de rescisión y reformulación del convenio podría demorar entre seis y ocho meses. Cumplido ese plazo, la comuna llamaría a licitación pública.

Otra resolución que se adoptó esta mañana fue formar una comisión de entre 5 y 7 vecinos que auditará el avance de las obras y el giro de los fondos.

Un punto en el que hicieron hincapié los preadjudicatarios fue en la presunta estafa cometida por la cooperativa local, ya que unos 150 vecinos habrían pagado el anticipo de 9.500 pesos pero son sólo 105 las viviendas a construir. La sospecha es que algunas unidades se comercializaron más de una vez.

Los vecinos reclamaron con vehemencia que el Instituto garantice un hogar para la totalidad de quienes adhirieron al plan y no sólo para los 105 inscriptos en primera instancia.

Aguilera señaló que se abría "una nueva etapa", aunque aseguró que se auditarán los fondos enviados a la Cooperativa para determinar responsabilidades e instó a los vecinos a realizar acciones judiciales individuales para reclamar los fondos depositados en la entidad.

También aseveró que los 9.500 pesos que abonaron los vecinos en calidad de adelanto (1,5 millones de pesos) no serán reconocidos por la Provincia y que deberán reclamarse a la Cooperativa.

Comentá la nota