Rescataron a una sobreviviente de la tragedia aérea de Yemen

Una chica de 14 años sobrevivió a la tragedia del avión de Yemenia que se estrelló en el Océano Indico y fue rescatada de las aguas frente a las costas de las islas Comores, informaron fuentes oficiales, que consideraban que no hay chances de hallar con vida a alguno de los otros 152 ocupantes de la nave.
La adolescente -de quien en un principio se había dicho que era un niño de cinco años- fue hallada por una patrulla de ese país mientras flotaba inconciente con un salvavidas.

Tras reanimarla, los rescatistas la trasladaron a un hospital, donde fue internada con un cuadro de extrema fatiga y se encontraba fuera de peligro, según lo informado por el Ministerio de Transporte de Comores.

El secretario general de esa cartera, Abdillah Mougni, dijo a la prensa que equipos de rescate comorenses y franceses rescataron de las aguas cuatro cadáveres -que no fueron identificados- y añadió que "prácticamente no hay chances" de encontrar más sobrevivientes".

El Airbús A310 realizaba el trayecto entre Saná y Moroni -capitales de Yemen y Comores, respectivamente- y desapareció de las pantallas de radar poco antes de las 5 de ayer, (23 en Argentina), cuando faltaban unos 15 minutos para el aterrizaje.

Una testigo señaló haber visto cómo el avión caía al mar envuelto en llamas, en un punto que luego fue localizado como unos 20 kilómetros al norte de la isla Gran Comora, donde las aguas estaban cubiertas por una capa de combustible.

El avión de la compañía yemenita, en el que viajaban 142 pasajeros y 11 tripulantes, había partido del aeropuerto de Marsella, en Francia, donde subieron varios pasajeros provenientes de París.

La mayoría de pasajeros eran comorenses o franceses de ese origen -con doble nacionalidad-, muchos de éstos residentes del suburbio parisino de La Courneuve, donde viven numerosos inmigrantes africanos, y viajaban de vacaciones a su país natal.

El Ministerio de Exteriores de Francia señaló que había 66 ciudadanos de su país a bordo, en tanto la agencia de noticias yemení informó sobre un pasajero canadiense y otro palestino. La tripulación provenía de Yemen, Filipinas, Marruecos e Indonesia.

Las primeras investigaciones señalaban como posibles causas del accidente la antigüedad del avión (19 años), inspecciones de seguridad dudosas por parte de la compañía Yemenia, la infraestructura del aeropuerto de Moroni y las condiciones climáticas, ya que en ese momento se registraba un fuerte viento.

El ministro de Transporte de Francia, Dominique Bussereau, afirmó a un canal de su país que inspectores de la agencia de aviación gala hallaron "varios fallos" durante una inspección del avión en 2007, y que no había vuelto a sobrevolar el espacio aéreo francés desde entonces.

Bussereau explicó que "la compañía no estaba en la lista negra, pero la teníamos en observación. Debía ser evaluada próximamente por un comité de seguridad de la Unión Europea (UE)".

Yemenia rechazó estas críticas y su vicedirector, Ali Sumari, aseguró -también a la televisión francesa- que el avión, que tenía 51.900 horas de vuelo, "estaba técnicamente sano" y que "partió sin ningún tipo de problema técnico".

Francia envió un avión militar del tipo Transall a Moroni, con 12 buzos, dos médicos y dos psicólogos a bordo, para participar de las tareas de búsqueda y rescate, en tanto otras dos aeronaves similares estaban en camino, lo mismo que un equipo de expertos del fabricante Airbus.

Al caer la noche la búsqueda de restos del aparato y de las víctimas fue cancelada hasta la mañana próxima, para cuando también se espera la asistencia de helicópteros y buzos de Estados Unidos.

Comentá la nota