Rescataron al capitán norteamericano

Rescataron al capitán norteamericano
Fue liberado en un audaz operativo autorizado por Obama; tres de los piratas murieron y otro resultó herido; festejos en EE.UU.
MOGADISCIO, Somalia.- En un dramático final a cinco días de tensión en alta mar, el capitán estadounidense Richard Phillips, secuestrado por piratas el miércoles pasado y mantenido en un bote salvavidas frente a la costa de Somalia, fue liberado sano y salvo ayer, en un audaz operativo de la marina norteamericana, en el que murieron tres piratas y uno resultó herido.

Si bien las autoridades norteamericanas no dieron detalles del operativo, el vicealmirante William Gortney, jefe del Comando Central de la Marina de Estados Unidos, informó que el presidente Barack Obama dio la autorización para matar a los cuatro piratas y que un grupo de las fuerzas especiales de la marina actuó cuando el comandante del buque de guerra estadounidense USS Bainbridge, que se encontraba a unos 30 metros del bote, concluyó que los secuestradores estaban a punto de matar al rehén.

"Estaban apuntando los [fusiles de asalto] AK-47 al capitán. [Phillips] afrontaba un peligro inminente", señaló Gortney en un informe al Pentágono. Además, resaltó que la Casa Blanca se había negado a negociar con los piratas.

"Hubo un pedido para pagar un rescate. Era una suma importante. Pero la política del gobierno de Estados Unidos es no negociar", dijo Gortney, y agregó que la Casa Blanca dio "autoridad y pautas muy claras" para pasar a la acción si la vida de Phillips corría peligro. El pedido de rescate de los piratas habría sido de 2 millones de dólares.

En un primer momento, la CNN informó que el rescate se había producido después de que Phillips se tirara del bote, pero luego la cadena desmintió esa versión. La liberación se produjo con el capitán a bordo del bote, que estaba a unos 160 kilómetros de la costa de Somalia. El pirata que resultó herido quedó bajo custodia de la marina estadounidense.

Después del operativo, Phillips, el primer norteamericano secuestrado por los piratas somalíes que han sembrado el terror en el Indico, fue trasladado al Bainbridge y desde allí, enviado al buque Boxer para ser sometido a estudios médicos, según dijo un vocero de la V Flota estadounidense.

Las negociaciones para rescatar a Phillips atravesaron momentos de gran tensión en las últimas horas, después de que un grupo que actuó de intermediario en nombre de los piratas interrumpió el diálogo a raíz de la demanda de Estados Unidos de arrestar a los captores. La suspensión de las conversaciones, en las que intervino el FBI, se produjo tras un breve tiroteo, anteayer, en el que los piratas trataron de repeler a un bote de la marina estadounidense que intentó acercarse para entablar contacto directo con ellos.

"Estamos emocionados de saber que Richard está a salvo", dijo John Reinhart, presidente de la naviera Maersk Line, propietaria del buque. Phillips fue secuestrado el miércoles pasado, luego de que su barco, el Maersk Alabama, fue interceptado por los piratas cuando se dirigía con ayuda alimentaria al puerto de Mombasa, Kenya.

Los 20 tripulantes norteamericanos del Maersk Alabama, que ayer celebraron en Mombasa la liberación del capitán, recuperaron el control de la nave cuando Phillips se entregó a los piratas para intentar salvar a su tripulación, según dijo Gortney.

"Las acciones del capitán y los marinos fueron heroicas. Ellos lucharon por retomar el control de su barco y el capitán desinteresadamente puso su vida en manos de estos criminales armados con el objetivo de proteger a su tripulación", señaló.

"Nuestra familia estará por siempre en deuda con Phillips por su valentía y su increíble sacrificio personal", dijo Joseph Murphy, cuyo hijo Shane era el segundo al mando del Maersk Alabama.

Un "modelo"

Por su parte, Obama celebró la liberación del capitán y afirmó que su coraje era un "modelo" para los estadounidenses. "Comparto la admiración del país por la valentía de Phillips y la preocupación desinteresada por su tripulación", dijo.

Además, el mandatario prometió terminar con la piratería. "Para alcanzar esa meta, debemos continuar trabajando con nuestros compañeros para prevenir futuros ataques, estar preparados para evitar actos de piratería y asegurar que aquellos que los cometan sean responsabilizados por sus crímenes", manifestó.

El secuestro de Phillips se produjo en momentos en que los piratas somalíes intensifican sus ataques en el Golfo de Adén. Un remolcador italiano con 16 personas a bordo capturado anteayer era llevado rumbo a la localidad somalí de Lasqorey.

En tanto, el viernes pasado se produjo la dramática liberación por parte del ejército francés de una embarcación. Uno de los rehenes y dos piratas murieron en el operativo.

Los dos rescates fueron golpes dramáticos para los piratas, que tienen en su poder más de una docena de barcos con unos 230 marineros de diversas nacionalidades. Sin embargo, según los analistas, eso podría provocar represalias.

"Los franceses y los estadounidenses se arrepentirán de haber comenzado esta matanza. Nosotros no matamos; sólo tomamos rehenes", advirtió ayer a la agencia Reuters uno de los piratas, a través de un teléfono satelital.

Comentá la nota