"Rescatamos un punto de milagro"

Caruso Lombardi no ocultó su preocupación por el juego
Los resultados impiden que una sonrisa se dibuje en su rostro. La ausencia de éxitos y las carencias en el juego que enseñó Racing en los cuatro partidos del torneo le quitaron brillo al entrenador Ricardo Caruso Lombardi, que mantiene mínimos síntomas de su sello inconfundible en el discurso, aunque no le alcanzan para enamorar como en el pasado a los hinchas ni para encauzar el rumbo. Tres de los cuatro encuentros de la actual campaña fueron ante equipos que, con seguridad, pelearán por mantener la categoría, y a ninguno la Academia superó en el juego ni en el marcador. Cayó con Central; empató frente a Colón y Gimnasia y Esgrima La Plata. Tampoco pudo con Arsenal, ante quien tuvo el pico futbolístico. "Si hubiésemos ganado me iba contento sólo con el resultado, porque fue el peor partido desde que dirijo a Racing. Rescatamos un punto de milagro", sintetizó el técnico. Y agregó: "En el entretiempo les dije a los muchachos que se pusieran las pilas, porque el 1-0 era milagroso. Si el arquero es figura, eso indica cómo juega el equipo".

La despedida con silbidos y la desaprobación del público hieren al personaje, que siempre sostuvo un fluido vínculo con la gente. "Tienen todo el derecho de reaccionar con silbidos, pero yo no soy cagón ni le digo al equipo que no cruce la mitad de la cancha... El rival también juega y te lleva por delante. Hay que saber convivir con las alegrías y también con las tristezas. No me creí Dios en su momento y ahora que el equipo no juega bien tampoco soy el diablo", sostuvo Caruso Lombardi, que sacó a relucir su chispa habitual con una frase: "Menos mal que estuvo Diego [Maradona] esta semana para salvarnos", lanzó sobre las turbulencias que soporta el DT de la selección.

En dos fechas se viene el clásico con Independiente, aunque antes Racing deberá sortear un compromiso complejo, frente a San Lorenzo. Sabe que la impaciencia irá en aumento y que sólo los triunfos permitirán devolver la calma. "La gente se está cansando de empatar, porque Racing no puede ser Sportivo Empate ", reconoció, y se marchó envuelto en sus propias dudas.

Comentá la nota