Resaltaron la influencia de los inmigrantes en la provincia

Unidad y trabajo para enfrentar el desafío de construir una provincia y un país cada día más justos, pidió el vicegobernador, Andrés Zottos, durante el transcurso del acto central por el día del inmigrante, llevado a cabo en el monumento a San Martín.
La ceremonia fue organizada por la Unión de Colectividades Mediterráneas y asaistieron la secretaria de Acción Social de la Municipalidad, Ivete Dousset; el presidente de UNCOME, Aldo Pedro Bini y sus pares de la Unión Sirio Libanesa, Marcelo Saleme, de la Sociedad Española, Raúl Luciano Valle; de la Asociación Helénica, Nicolás Pejinakis y de la Alianza Francesa, Philippe Garcin, además de otros funcionarios y representantes del cuerpo consular acreditado en la provincia.

Las autoridades depositaron ofrendas florales al pie del monumento a San Martín, tras lo cual hicieron uso de la palabra Bini, Dousset y Zottos.

"Este es un día muy importante para la Argentina. No podemos olvidarnos de nuestras raíces y nuestra historia, porque un pueblo que olvida su pasado pierde sus principales objetivos", afirmó Zottos.

"Debemos agradecer la cultura del trabajo que dejaron nuestros padres", dijo Zottos y reiteró que desde el Gobierno Provincial se renueva el compromiso de trabajo conjunto para luchar contra la pobreza, el hambre y la injusticia social, persiguiendo como metas a lograr la paz social, lo que es igual al trabajo y a la justicia.

El vicegobernador recordó su paso reciente por Grecia, donde participó del parlamento Helénico y sostuvo que "tenemos un gran desafío por delante que solo lo vamos a lograr entre todos".

Previamente, Bini definió a la inmigración como la gran epopeya de grupos humanos de diversos orígenes, de gente que debió sortear muchas dificultades con historias individuales que conmueven por la necesidad de tener que dejar la tierra de nacimiento para descubrir nuevos rumbos, que en el caso del país cambiaron su idiosincrasia, dando paso a expresiones como el lunfardo, el tango, el conventillo, los sindicatos, el socialismo y hasta el anarquismo.

También la inmigración provocó movilidad social y un cambio que llevó a la Argentina de la era criolla al país moderno donde la población de inmigrantes llegó a constituir el 60% del total en la Capital y el 30% en el interior.

Dousset agradeció los valores aportados por los inmigrantes y la cultura del trabajo, que permitirá salir de cualquier crisis.

Comentá la nota