Resaltan la alternativa del higo para los pequeños productores formoseños.

Interpretan que el centro oeste tiene las condiciones dadas como para ser exitosos con los cultivos
El hecho de que el higo aparezca como una alternativa para los pequeños productores del oeste y centro oeste de la provincia fue destacado por el diario metropolitano La Nación que revela que en el Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias de Laguna Yema se acaba de completar la incorporación de la totalidad de las variedades de la colección de higos a partir del reconocimiento de que se trata del cultivo con mas futuro en el centro oeste de la provincia y sobre todo porque son apreciados como muy útiles para la organizaciones de "pooles" de producción de pequeños agricultores para que generen volúmenes y justifiquen la instalación de una planta industrializadora en esa zona.

La revelación la hizo el responsable del área Frutales y Forestales del centro, ingeniero Ricardo Vailati, quien comento que estas gestiones se enmarcan en las políticas de diversificación productiva impulsadas por la provincia , así como también en los propósitos de reactivación integral del centro oeste que había soportado un avanzado proceso de degradación de sus suelos por la ausencia de políticas adecuadas y sobre todo del manejo de los recursos hídricos.

En coincidencia con la primera cosecha de los denominados morados o turcos, el profesional comentó que hace dos años ya se trabaja con el tema del higo y que inicialmente se contó en colección tres cultivares de los mas importantes con resultados muy alentadores y que a partir de la donación del INTA de Catamarca ahora disponen de absolutamente todas las variedades.

"A partir de las 20 variedades con las que contaremos ahora, vamos a determinar cual es la más apta para aconsejar su cultivo en el centro oeste de la provincia ", reveló para calcular que en el término de dos años se sabrá a ciencia cierta acerca de su real comportamiento.

Vailati reconoce que el higo es una de las plantas más comunes aunque afirma que el ambiente más propicio para su desarrollo desde el punto de vista comercial son los de clima seco, por lo que se interpreta que el centro oeste tiene las condiciones dadas como para ser exitosos con los cultivos.

Aclaró que más que el higo como fruta fresca las posibilidades aparecen como más expectables por la lejanía de Buenos Aires que es el principal centro de consumo del país, los procesamientos como higo seco, dulces , pastas y jaleas entre las muchas formas de industrializar este producto que cuenta con un mercado ilimitado.

Las experiencias en el CEDEVA se realizan bajo riego aprovechando el canal del complejo de Laguna Yema y que la superficie de validación de frutales es de cuatro hectáreas de las cuales una está destinada exclusivamente a los higos.

En la actualidad el CEDEVA Yema tiene tres cultivares de los cuales uno de ellos el higo "turco", de color morado, es el mas conocido, que se consume como fruta fresca y también industrializado al que se suma la variedad "kadota" , de color verde-amarillento y ámbar en su interior, más chico que el anterior pero extremadamente dulce y sobre todo óptimo para el proceso industrial.

Finalmente aparece la variedad "guarinta" que madura en color verde-amarillento aunque en su interior es rojo. Es muy dulce aunque los niveles de producción son menores que los otros dos.

"El "turco" y el "kadota" son los que mas futuro tienen pero para poder definir con seriedad se necesitaba ampliar la colección de la que ahora se dispone ,analizar todos los materiales que existen en el país y a partir de allí tomar las decisiones finales", expuso.

"Una vez que plantemos estas 17 nuevas variedades que trajimos de Catamarca, vamos a dejar transcurrir dos años y a partir de entonces ya tendremos los primeros resultados comerciales", anunció.

Tras una evaluación de las experiencias realizadas en Formosa, el ingeniero agrónomo Antonio Gabriel Prataviera , el máximo experto en el tema, "master science" en Fruticultura , quien trabaja desde hace 36 años en el INTA de Catamarca, sostuvo que el cultivo de la higuera para esta región va a generar un verdadero impacto porque ya se está demostrando la adaptabilidad y la buena performance y comportamiento de las variedades.

Dijo que están dadas las condiciones para incursionar en los sistemas intensivos que compongan superficies necesarias para contar con altas producciones y avanzar hacia una derivación agroindustrial al considerar que el higo es considerado dentro del reino vegetal como la fruta que mayor variedad de productos y subproductos puede generar.

El ingeniero Prataviera aludió a la importancia que tiene, además, en la generación de alimentos ante una realidad mundial que muestra un avance cada vez mas grande de personas, sobre todo de infancias , con necesidades básicas insatisfechas.

“Aumentan en un numero que inclusive cuando ya se lo vio crecido es tarde por lo que hay que ir previendo y aquí tenemos un producto de alto nivel nutritivo como es la higuera para brindar respuestas concretas al problema del hambre y la desnutrición”, explic

Sobre los réditos de la experiencia en el CEDEVA de Laguna Yema, Vailati revela que se estuvo en los 8.000 kilogramos para una planta recién de dos años,conjeturando que el rendimiento es el mejor a partir del cuarto o quinto año en que se prevé rendimientos básicos de unos 20.000 kilos por hectárea.

Todos estos cultivos frutales que requieren y demandan mano de obra la mejor manera de desarrollarlos es a través de los grupos familiares por lo que en el caso de Formosa son ideales para pequeños productores y medianos que puedan trabajar a nivel de grupo familiar sin tener la necesidad de estar tomando mano de obra transitoria que a veces es muy difícil de conseguir.

Vailati comenta que el higo en combinación con otros frutales sería de alta rentabilidad y permitiría vivir con dignidad a una familia tipo.

Para los equipos de riego que hacen falta hay muy sofisticados pero también están los que se puedan fabricar artesanalmente en las casas.

Incluso para superficies chicas a nivel de grupo familiar con un tanque con agua también se puede regar.

No necesariamente la manera de regar tiene que ser a través de sistemas por goteo.

Si fuese como único cultivo el higo una familia tipo viviría dignamente con dos hectáreas en producción a partir del tercero o cuarto año, sobre todo combinado con otro tipo de frutales y con diferentes épocas de producción como para que las familias puedan adaptarse a la cosecha de cada uno de esos productos.

Comentá la nota