La requisa de la AFIP se planeó en julio y la ejecutó un hombre vinculado a la SIDE

Mediante órdenes de la Quinta Presidencial de Olivos y la Secretaría de Inteligencia la AFIP, adelantó un operativo que está siendo planificado con antelación y cuya fecha de realización iba a ser hacia fines de este año. En medio de la guerra del Gobierno contra el multimedios, y mientras se debate la Ley de Medios Audiovisuales, el hecho causó un amplio repudio. En distinta sintonía, la Presidenta ayer se pronunció, en forma enfática, a favor de la libre expresión.
En silencio y sin despertar sospechas, se fue tejiendo. Corrían los últimos días de julio y el enfrentamiento entre el Gobierno nacional y el Grupo Clarín empezaba a subir en su escalada de tensión. La maquinaria estaba lista para arrancar, sólo hacía falta la orden final. Pero el diablo metió la cola, se precipitaron los tiempos y apareció en escena el brazo armado de Néstor Kirchner: la SIDE. Así, casi en las sombras y con un triple comando (Quinta de Olivos-SIDE-AFIP), se gestó el desmesurado operativo que el jueves explotó en la redacción del diario Clarín con más de 150 ex empleados de las AFJP, convertidos en los nuevos sabuesos de "la casa", como se conoce en la jerga a la sede de la DGI, el nuevo capítulo de una guerra sin cuartel

Oficialmente, voceros del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, aseguraron a PERFIL que la inspección estaba programada para los últimos meses de 2009 y que la autoridad que ejecutó esa medida "se cortó sola". Ayer, Echegaray ordenó separar de sus cargos a Andrés Vázquez, director de la Región Sur, y Sergio Mancini, director metropolitano de la AFIP. Iván Budassi, director de Seguridad Social de la AFIP y diputado provincial electo de Bahía Blanca por el kirchnerismo, responsable de una de las áreas que participaron de la inspección, no tuvo novedades. La respuesta está en su relación con Echegaray: es una de las piezas claves del funcionario K.

Sabueso y servilleta. Vázquez no es ningún desconocido dentro de la AFIP. Funcionario de carrera, supo acomodarse a las conducciones de turno. Aunque su gran secreto y herramienta principal se convirtió, dentro de los pasillos de la DGI, en una verdad irrefutable: sus conexiones con la SIDE. Tres fuentes independientes entre sí coinciden en este punto central. Dos de ellas aseguraron que la decisión de "ir por Clarín" no fue de Echegaray ni de Kirchner: "Si está Vázquez, fue la Secretaría", confirmaron. Consultada por esa afirmación, la tercera fuente no lo negó: "Puede haber sido la SIDE, pero esa orden, sea de quien sea, tiene el permiso de Kirchner". Esta frase coincide con la información que asegura que Kirchner "pasó por encima de Echegaray" y dirigió a los hombres de Vázquez. Desde la AFIP negaron rotundamente cualquier operación y especulan con que se trató de un funcionario "más papista que el papa". Las versiones oficiales, por ahora, carecen de sustento.

Durante muchos años, Vázquez ocupó históricamente la segunda línea de mando de la Dirección de Inteligencia Fiscal. En épocas de Alberto Abad en la conducción de la AFIP, los lazos entre sabuesos y espías se hicieron más fuertes. Entusiasmado por los intereses de inteligencia, Abad firmó convenios de capacitación con la Escuela de Inteligencia, que fueron cobijados por el área de inteligencia fiscal: la casa de Vázquez.

Pero el amor duró poco. En pleno auge del Caso Skanska, Vázquez coordinó un apriete al juez en lo Penal Económico Javier López Biscayart, a cargo de la causa que investiga el presunto pago de sobornos a funcionarios públicos. En esa oportunidad, agentes de la SIDE visitaron a López Biscayart en su despacho y le "recomendaron" seguir un camino que le "interesaba al presidente de la nación". El magistrado no los dejó salir y les tomó declaración.

Abad, cansado de las tropelías de los "dobles agentes", lo corrió de los primeros mandos. Pero el cansancio de Abad encontró eco en Horacio Castagnola, en ese entonces titular de la DGI. Juntos eliminaron la estructura de inteligencia fiscal. Parecía llegar el toque de queda para el hombre de la casa de 25 de Mayo.

Aunque las conexiones de Vázquez con el sector duro del pingüinismo no quedaron resumidas a las órdenes de Francisco "Paco" Larcher, el número dos de la SIDE pero jefe absoluto de los servicios de inteligencia. Vázquez, luego del congelamiento de Abad y la impasse obligada, Vázquez desembarcó, por orden de Echegaray, en la Región Sur. Su nombramiento tenía una misión determinada: "planchar" el caso de evasión fiscal de la constructora santacruceña Gotti SA, protagonista del caso de evasión fiscal más grande de los últimos 15 años. Más de 500 millones de pesos en evasión mediante el uso de facturas truchas. Por la investigación de ese caso y por tocar puntos sensibles para el kirchnerismo, echaron a Castagnola, enfrentado con Echegaray y de mala relación con Vázquez. Junto a su nombramiento, Gotti, propiedad del socio presidencial Lázaro Báez, cambió su domicilio fiscal de la Patagonia a una cerrada oficina en el Centro de Avellaneda, a pocas cuadras de la cancha de Racing. Así, Gotti pasó de depender de la difícil oficina de Comodoro Rivadavia a los designios de Vázquez. Todo estaba en orden. Al menos hasta ayer. Según fuentes de la AFIP consultadas por este diario, Vázquez pasará por un congelamiento público, pero no dejará de controlar su área: "Acá no se va nadie y menos por pelearse con Clarín".

Tres hipótesis sobre la avanzada

* La oficial. Ricardo Echegaray no estaba al tanto de la operación. Se enteró por los medios, en una reunión.

Según voceros de la AFIP, se trató de la decisión de un funcionario que se cortó sólo y que pretendió quedar bien con la Quinta de Olivos tomando una decisión "más papista que el papa". La versión no tiene sustentos que le aporten credibilidad.

* Siempre Néstor. La segunda teoría apunta al ex presidente, Néstor Kirchner, el principal impulsor de la guerra contra el Grupo Clarín. De acuerdo a esta hipótesis, Néstor fue el hombre que ordenó direccionar la inspección a la sede del diario Clarín.

En esta teoría aparecen dos funcionarios. Néstor le habría ordenado la ejecución del operativo a Iván Budassi, director de Seguridad Social de la AFIP y diputado electo provincial por el kirchnerismo y mano derecha de Echegaray, quién habría estado al tanto desde el primer momento.

* La secretaría. Es la pista más fuerte y guarda en su interior parte de las primeras. La oficial y la que apunta a Néstor Kirchner. El hombre señalado es Andrés Vázquez, director de la Región Sur de la AFIP. Vázquez es reconocido dentro de la DGI como un "doble agente" que responde a la Secretaría de Inteligencia. Fue por mucho tiempo el segundo en la línea de mando de la Dirección de Inteligencia Fiscal, departamento eliminado por el ex titular de la AFIP, Alberto Abad. Desde ese lugar y por orden de Néstor Kirchner, Vázquez recibió la orden de ejecutar la inspección contra el Grupo Clarín.

Comentá la nota