Repunte financiero derrama en economía real: sube la soja, y bajan el dólar y tasas

Se frenó la fuga de capitales y en los últimos días hubo ingreso de fondos para comprar bonos. Solo el mal clima de negocios limita una rápida recuperación
La mejora en el clima internacional que en las últimas semanas se trasladó al mercado financiero doméstico comienza paulatinamente a materializarse en la economía real. En las últimas horas varias consultoras locales y del exterior emitieron informes a sus clientes elevando las perspectivas para la Argentina. Sin embargo, persiste un clima de negocios adversos por medidas políticas tomadas por el Gobierno, que frena una rápida recuperación económica.

El boom de los títulos públicos domésticos presiona para una baja en las tasas que –de sostenerse– podría trasladarse al costo que pagan las empresas para financiarse. Al mismo tiempo, en los últimos 30 días la fuga de capitales pasó de reducirse a virtualmente revertirse, con ingresos del algunos fondos del exterior.

Como correlato de ello, el dólar bajó ayer un centavo (cerró a $ 3,85) y el Banco Central tuvo que comprar u$s 180 millones que para no caiga más. Así, el BCRA emite pesos y remonetiza la economía, aceitando el engranaje central del nivel de actividad.

La debilidad de la divisa estadounidense se ha transformando en un drive clave del proceso: quita presión al tipo de cambio y arrastra a la baja al riesgo país, que ayer terminó a 751 puntos básicos y vuelve a poner a tiro a la Argentina para sondear una futura colocación de deuda.

"La calma en torno al dólar también se refleja en el menor precio para girar divisas al exterior a través de títulos por contado con liquidación, con un cargo de apenas menor al 1% según fuentes de mercado", destacó la consultora Econviews en un reciente informe.

En paralelo, desde el inicio de la semana la soja opera en alza. Ayer mejoró 5,6% y finalizó a u$s 353 la tonelada en Chicago. Los contratos a futuro de la oleaginosa treparon impulsados por las previsiones de clima frío en EE.UU. durante la próxima semana y las compras de fondos de inversión. La próxima cosecha local podría ser récord: alrededor de 52 millones de toneladas.

Con el repunte de la soja –sumado al freno en las importaciones y la recuperación de Brasil (que tracciona las exportaciones locales, en particular las de la industria automotriz)–, el superávit comercial que podría obtener este año el Gobierno sería inédito: cerca de u$s 16.000 millones. En los primeros siete meses de 2009 el excedente del sector externo acumula una mejora del 77%.

Los analistas privados consideran que la posibilidad de retomar un acuerdo con el FMI (aunque más no sea una suerte de programa light) y el avance en las negociaciones con el Club de París y los holdouts podrían materializar este panorama más favorable para el país. Toma cuerpo la idea de que "lo peor de la crisis quedó atrás" también a nivel local. En el margen se observan desaceleraciones en las caídas de la mayoría de los indicadores de nivel de actividad (consumo, industria, utilización de servicios públicos, etc).

"El impacto positivo de un mejor mundo sobre la Argentina depende si suben y cuánto los precios de las materias primas, si suben y cuánto las exportaciones, y si baja y cuánto el costo de colocar deuda en los mercados de capitales", señaló la consultora M&S.

Uno de los sectores más representativos de la industria, el siderúrgico, informó ayer que la producción de acero crudo durante agosto fue de 371.300 toneladas. Según el Centro de la Industria Siderúrgica (CIS) representa una mejora del 4,5% frente al mes previo.

Comentá la nota