Repudio al ex presidente Duhalde

Antes de la frustrada visita del bonaerense a Luján, se dio a conocer un comunicado donde se critica la actuación de Duhalde en la denominada “Masacre de Avellaneda”.
Eduardo Duhalde iba a visitar Luján ayer para tener un encuentro con referentes de la zona y dar a conocer los alcances de su nueva propuesta política denominada MPA (Movimiento Productivo Argentino). Pero por motivos que se desconocen, la presencia del ex presidente fue suspendida.

Antes de la difusión de esa información, desde la Regional Oeste del Frente Popular Darío Santillán -que en Luján integran el Movimiento de Trabajadores Comunitarios y el Movimiento Independiente de Agronomía-, y el Frente Universitario de Luján, se elaboró un documento titulado “Fuera el ex presidente Duhalde de nuestra ciudad”.

En dicho comunicado, las organizaciones repudian la presencia de Duhalde por considerar que “representa una ofensa que se presente como si fuera un simple acto de campaña, ya que su pasado cercano lo vincula a violaciones de los derechos humanos más elementales”.

Más abajo, los autores del escrito recuerdan que “el 26 de junio del 2002, durante su presidencia, y como protagonista de primera plana, tuvo lugar la ejecución de lo que se denominó la “Masacre de Avellaneda”, en la que fueron alevosamente asesinados dos jóvenes militantes populares: Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, además de otros 40 heridos de bala de plomo”.

Desde el Frente Popular Darío Santillán y el FUL destacan que los encargados de “preparar el terreno” fueron funcionarios de primer nivel del gobierno de Duhalde: Juan José Álvarez (ministro de Seguridad), Alfredo Atanasoff (jefe de Gabinete), Jorge Soria (Servicio de Inteligencia del Estado SIDE), Felipe Solá (gobernador de la provincia de Buenos Aires), entre otros.

“Es importante destacar que este operativo se planificó e implementó desde la cúpula del gobierno Duhalde, articulándose las distintas fuerzas represivas bajo su mando: Prefectura, Gendarmería, Policía Federal, Policía Bonaerense. Sucedida la feroz represión y el asesinato de Maxi y Darío, y con la sangre todavía caliente en el andén de la estación, desde el gobierno se informaba que habían sido los piqueteros quienes enfrentaron a las fuerzas represivas, desmintiendo por tanto que las muertes fueron culpa directa de la decisión política emanada de las más altas esferas gubernamentales y llevada adelante por las fuerzas de seguridad.

“Horas más tarde la mentira cobró toda su dimensión, al conocerse las fotos provistas por un fotógrafo que desnudó el asesinato de Darío Santillán en el interior de la estación, en la que se vio claramente al comisario Franchiotti cuando disparaba con su itaka y por la espalda, acompañado por su secuaz, el cabo Acosta. Frustrado todo intento por sostener lo insostenible, el entonces presidente Duhalde se vio obligado a adelantar las elecciones nacionales”, se agrega en el comunicado.

Por aquel hecho, fueron condenados los responsables directos y materiales de los asesinatos, Franchiotti y Acosta. Sin embargo, nunca se avanzó en investigar las responsabilidades políticas: “Se continuó tenazmente con la exigencia de enjuiciar a los responsables políticos de la matanza, encontrando trabas una y otra vez a que ello se concrete. Un oscuro manto de impunidad sigue cubriendo al ex presidente Duhalde y a los ministros de su gobierno”.

“Los asesinatos de Maxi y Darío siguen, por tanto, vivos. Sin completa condena de los responsables y especialmente de sus autores intelectuales-políticos como el ex presidente Duhalde, no hay ni va a haber posibilidad de justicia. Tampoco perdón para que pueda presentarse como un candidato más.

Como durante la última jornada en la que se presentó el Movimiento Productivo Argentino en el Jockey Club de La Plata, donde fue escrachado por integrantes de nuestra organización, no permitiremos la presencia impune de este asesino. Fuera Duhalde de Luján. Rechacemos su mentiroso papel de cordero y candidato”, finalizan las organizaciones mencionadas.

Comentá la nota