Repudio mundial tras la prueba de una bomba atómica en Norcorea

Repudio mundial tras la prueba de una bomba atómica en Norcorea
El ensayo fue subterráneo y tuvo una potencia de 15 kilotones, similar a la de la explosión nuclear en Hiroshima, en 1945. El Consejo de Seguridad de la ONU condenó unánimemente la medida y redactará una resolución con sanciones.
Corea del Norte realizó ayer una nueva prueba nuclear subterránea, la segunda desde octubre de 2006, que fue respondida con dureza por la comunidad internacional, y obligó a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, que acordó unánimemente condenar al régimen comunista y elaborar una resolución que contemple sanciones.

"Estados Unidos cree que se trata de una grave violación de las leyes internacionales, y una amenaza para la seguridad y la paz regionales e internacionales y por lo tanto buscará una resolución fuerte con medidas fuertes", manifestó la embajadora de EE. UU. Susan Rice, al término de la reunión de emergencia del Consejo.

El ensayo nuclear, que fue consignado en la segunda edición de Clarín de ayer, se realizó poco antes de las 10 de la mañana, 80 kilómetros al noroeste de Kilju, en la zona septentrional del país.

La bomba detonada bajo tierra fue 10 veces más potente que la probada en 2006, y fue seguida del lanzamiento de tres misiles de corto alcance, lo que desató el miedo a una nueva escalada de tensiones en la península coreana, como ya ocurrió en abril, cuando el régimen comunista lanzó un misil de largo alcance Taepodong-2, alegando en realidad que había lanzado un cohete para poner un satélite de comunicaciones en órbita.

"La República Democrática y Popular de Corea realizó con éxito un nuevo ensayo nuclear subterráneo el 25 de mayo en el marco de sus medidas destinadas a reforzar sus capacidades de disuasión nuclear", afirmó la agencia de prensa oficial norcoreana KCNA.

"La prueba nuclear se llevó a cabo de manera segura en un nivel mucho más alto en cuanto a potencia y tecnología", agregó el comunicado.

La fuerza de la explosión tuvo una potencia de entre 10 y 20 kilotones, según el ministerio de Defensa ruso. EE. UU. había calculado la potencia del primer ensayo, en 2006, en 1 kilotón.

Por su parte, la Agencia Meteorológica japonesa detectó una actividad sísmica de 5,3 grados de magnitud. Y expertos surcoreanos indicaron que "la potencia de esta explosión es comparable al de las bombas que cayeron sobre Hiroshima y Nagasaki" en 1945.

"Little Boy", la bomba lanzada en Hiroshima el 6 de agosto de 1945, alcanzó los 15 kilotones y provocó entonces 140.000 muertos.

El presidente Barack Obama hizo un llamado a la comunidad internacional para decidir una rápida actuación conjunta en respuesta a la prueba nuclear norcoreana, que debería profundizar el aislamiento del Estado estalinista.

En un breve comunicado leído en la Casa Blanca, Obama dijo que la acción de Pyongyang pone en peligro el noreste de Asia y el mundo, y la calificó de una "grave amenaza a la paz y a la seguridad y una violación descarada de la ley internacional y de los compromisos previos adoptados por Corea del Norte".

No obstante, la Casa Blanca aseguró que Washington seguirá buscando una solución al problema norcoreano en el marco de las conversaciones a seis bandas (en las que participan EE. UU., Rusia, China, Japón, Corea del Sur y Corea del Norte), paralizadas después de que el Consejo de Seguridad condenó en abril el lanzamiento del Taepodong-2.

En su reunión de ayer, el Consejo de Seguridad exigió que Corea del Norte se ciña a las dos resoluciones anteriores que prohíben nuevas pruebas nucleares, entre otras cosas, y pidió que se retomen las negociaciones multilaterales.

El Consejo sostuvo una breve reunión a puertas cerradas luego de que sus cinco miembros permanentes -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia- mantuvieran un encuentro con Japón y Corea del Sur para considerar acciones contra el gobierno norcoreano.

El ensayo de ayer representa un capítulo más en la carrera armamentista norcoreana que ya lleva 30 años. Según los servicios secretos norteamericanos y surcoreanos, el arsenal balístico de Pyongyang está compuesto por más de mil misiles de diferentes alcances y tamaños. Y su ejército es el cuarto más grande del mundo con más de un millón de soldados regulares y, según expertos, 7 millones de reservistas.

Los primeros resultados del programa misilístico norcoreano se mostraron al mundo en 1984 con cohetes de corto alcance. A fines de los 90 ensambló el Taepodong-1, de un alcance de 2.500 kilómetros. Fue probado en 1998, cuando atravesó territorio japonés antes de caer en el Pacífico. Luego vino el Taepodong-2. Lanzado el mes pasado por segunda vez, puede llevar una cabeza atómica y alcanzar Alaska y Hawaii.

Comentá la nota