Repudió ADEPA el "plan oficial para asfixiar y controlar" a los diarios

Reacción ante el apriete de Guillermo Moreno a directivos de Papel Prensa.
La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que nuclea a la mayoría de las empresas que publican diarios en el país, señaló ayer su preocupación por la intervención de Guillermo Moreno en Papel Prensa.

"La hipótesis del estrangulamiento de los diarios a través de los recortes de cuotas de papel evoca un viejo método aplicado por gobiernos que, en distintas geografías -incluída la nuestra-, han intentado e intentan controlar a la prensa", señala un comunicado.

ADEPA también manifestó su "preocupación ante un episodio que revela las entretelas del accionar del gobierno en su tenaz enfrentamiento con los medios de comunicación independientes".

La entidad se refirió así al testimonio de Carlos Collasso, el representante del Estado en el Consejo de Vigilancia de Papel Prensa, que denunció que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, reveló la existencia un plan oficial para apropiarse de la empresa y otra serie de amenazas.

"Uno de los consejeros que representan al Estado en la empresa Papel Prensa, declaró ante la Justicia que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en una reunión en la que se encontraban presentes dos síndicos y una futura directora de la empresa, afirmó que el Estado debía lograr el control de la disponibilidad de papel de diario y encontrar las vías adecuadas para bajar el precio de la empresa con vistas a una compra o expropiación estatales", relató ADEPA.

"De acuerdo con el testimonio del consejero (Collasso), Moreno habría empleado durante su intervención figuras discursivas de intimidante violencia y habría esgrimido el aval de la Presidenta de la Nación a las maniobras descriptas. Papel Prensa, que tiene como accionistas a los diarios Clarín, La Nación y el Estado nacional, abastece de papel a 170 periódicos de todo el país", expresó la entidad.

"Afuera están mis muchachos expertos en partiles la columna y hacerle saltar los ojos a quien habla", fue la frase que usó Moreno para intimidar a quienes asistieron a la reunión para que nada de lo allí expuesto se hiciera público.

ADEPA consideró que "estos hechos salen a la luz durante el debate final del proyecto de ley de medios propuesto por el gobierno y desnuda los móviles profundos que se esconden detrás de quienes impulsan lo que un funcionario kirchnerista denominó "la madre de todas las batallas". El senador radical Juan Carlos Marino señaló ayer, en el debate parlamentario, que "está claro que la misma manipulación que ejerció sobre los índices del Indec, ahora Moreno quiere usar con la distribución del papel de diario.

"En este clima de belicosidad -puntualizó ADEPA- la hipótesis del estrangulamiento de los diarios a través de los recortes de cuotas de papel evoca un viejo método aplicado por gobiernos que, en distintas geografías -incluida la nuestra-, han intentado e intentan controlar a la prensa".

ADEPA también afirmó que "lo que la asfixia de los diarios pone en riesgo es la calidad de la información, la fecundidad del disenso, el ejercicio de la crítica, la circulación de las opiniones, la diversidad de las propuestas, la salud de la democracia y el amplio sistema de libertades que integran su matriz filosófica y habitan las normas de la Constitución Nacional".

En AEA, la asociación que emplea a las mayores empresas del país, expresaron una "profunda preocupación " por la situación.

Comentá la nota