Los republicanos se resisten a una jueza boricua

Los senadores del partido opositor pidieron no votar el nombramiento de quien podría transformarse en la primera jueza hispana en la historia de los EE.UU. La abogada es oriunda de Puerto Rico.
Republicanos en el Senado de Estados Unidos cuestionaron este lunes la imparcialidad de la juez Sonia Sotomayor, en el primer día de audiencias para examinar la candidatura de quien de ser confirmada, tal como de todos modos se espera, se convertirá en la primera hispana que llega a la Corte Suprema del país.

Durante la sesión inicial ante la Comisión Judicial del Senado que durante toda la semana examinará la carrera de la magistrada de origen puertorriqueño, senadores republicanos acusaron a Sotomayor de haber permitido que sus creencias y experiencia personales, más que la ley en sí, influyeran en sus fallos judiciales.

"No votaré a favor, y ningún senador debería hacerlo, de un individuo nominado por un presidente que cree que resulta aceptable que un juez permita que su trasfondo personal, su género, sus prejuicios o simpatías dominen su decisión a favor o contra partes ante el tribunal", sostuvo el senador Jeff Sessions, el más alto republicano del comité.

De este modo Sessions atacó a Sotomayor por el flanco más utilizado por los conservadores contra la juez hispana desde que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara su candidatura a finales de mayo, y que se basa en unas declaraciones que la magistrada hizo en pasados años que llevaron a algunos republicanos a calificarla de "racista".

"Esperaría que una mujer latina inteligente, con la riqueza de su experiencia, llegue a una conclusión que un hombre blanco no ha tenido en su vida", dijo Sotomayor durante una conferencia.

A pesar de que los republicanos se han aferrado a estas palabras para crear su caso contra la candidata de Obama, no se espera que la juez del II Circuito de la Corte de Apelaciones de Nueva York halle demasiados obstáculos en su proceso de confirmación.

Además de que los demócratas tienen la mayoría en el Senado, analistas apuntaron en los últimos tiempos el gran riesgo político que para los republicanos supondría rechazar a una candidata procedente de la principal minoría del país en momentos en que el partido en la oposición cuenta con una muy baja popularidad.

Un indicativo de que pese a los fuertes reparos buena parte de los conservadores también darán su visto bueno a la candidatura de Sotomayor son las palabras del senador Lindsey Graham durante la sesión de este lunes.

"Ningún republicano la habría elegido, juez Sotomayor, así son las cosas", dijo el senador republicano a la magistrada. Sin embargo, Graham añadió: "A no ser que se derrumbe del todo, usted será confirmada".

Entretanto, los senadores demócratas que hablaron en la ronda inicial de hoy defendieron la experiencia legal y carácter moderado de la magistrada hispana, quien hará su discurso inicial en horas de la tarde.

El senador demócrata Charles Schumer afirmó que Sotomayor está "extremadamente bien cualificada" para el puesto vitalicio en la Corte Suprema, en referencia a sus 11 años de experiencia como juez de apelaciones y también a su pasado como abogada y fiscal.

El debate sobre Sotomayor ha expuesto las profundas divisiones existentes en Estados Unidos acerca del papel de la raza en la ley y la sociedad del país. Se espera asimismo que en el debate salgan a relucir otros temas que provocan fuertes reacciones, como el aborto y la libertad de portar armas de fuego.

El domingo, Obama llamó a Sotomayor, a quien al nominar consideró una realización del "sueño americano" por su capacidad de superar una difícil infancia en el humilde barrio neoyorquino del Bronx como hija de inmigrantes puertorriqueños hasta llegar a graduarse con máximos honores en las elitistas universidades de Princeton y Yale.

Según dijo la Casa Blanca, el mandatario le expresó a Sotomayor su confianza en que será confirmada y que trabajará en la Corte Suprema "por muchos años".

Comentá la nota