Un representante de Rusia participará de encuentro del ALBA Logout X Comunidad

Presidentes y delegados de alto nivel de los países del ALBA inauguraron en Bolivia la séptima cumbre de este bloque, en la que intervino un enviado del mandatario ruso que expresó el deseo de profundizar relaciones multilaterales y bilaterales con la región
El mensaje del presidente ruso Dmitri Medvedev fue leído por el secretario de Seguridad, Nokolai Patrushev en el acto de apertura de la cita de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que concluye el sábado.

"Rusia está dispuesta a desarrollar relaciones mutuamente beneficiosas en el plano bilateral y multilateral. Creo que es necesario fortalecer los lazos con este foro y estoy convencido que el diálogo tiene buenas perspectivas", dijo Medvedev en su mensaje.

Rusia fue uno de los países invitados a la cumbre en la que toman parte los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa, y Venezuela Hugo Chávez. También asisten los primeros ministros de Dominica, Roosevelt Skerit; de Antigua y Barbuda, Winston Baldwin Spencer, y de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

Se anunció que el presidente de Nicaragua Daniel Ortega llegará el sábado mientras que el presidente cubano Raúl Castro delegó su representación al vicepresidente José Ramón Machado.

Chávez dijo que los países del ALBA no reconocerán al gobierno que emerja "de elecciones dirigidas por un golpe de estado en Honduras". Patricia Rodas, la canciller del presidente depuesto Manuel Zelaya, está presente en el foro.

Poco antes de iniciarse las deliberaciones, Morales y Correa advirtieron en un encuentro paralelo con líderes sociales y pueblos indígenas que la impaciencia de grupos indígenas y la presión de "izquierdistas radicales" hacen el juego a la derecha.

"Lo último en que debemos creer es que los cambios que hemos comenzado son irreversibles. No subestimemos al imperio", dijo Correa, en evidente alusión a Estados Unidos, y se quejó por la "impaciencia" de grupos de indígenas en su país y por la presión de "izquierdistas radicales".

El ALBA está integrado por Bolivia, Ecuador, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Dominica, San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda.

La coca considerada planta sagrada por las culturas andinas bolivianas está presente en la cumbre. "Coca no es cocaína" dice una leyenda trabajada con pétalos de flores en el centro de una inmensa mesa de la deliberación de los mandatarios.

En la cumbre social, los indígenas bolivianos mastican coca y la regalan a los otros delegados para aumentar el rendimiento y despejar el sueño. En su estado natural la coca es inocua.

La crisis política de Honduras, las bases militares en Colombia, la creación de un sistema único de compensación comercial, primer paso para la creación de una moneda común para el bloque; el cambio climático y "derechos de la madre tierra", la creación de un multinacional estatal para fomentar el comercio, entre otros serán los temas que deliberarán los jefes de estado.

En forma paralela líderes indígenas andinos, afrodescendientes, caribeños, representantes de pueblos originarios de Canadá y bulliciosos activistas, muchos de ellos rubios, perfilan en la cumbre social un "modelo de desarrollo más armónico con la naturaleza" y reflexionan sobre "economía comunitaria, soberanía alimentaria, crisis civilizatoria, cambio climático y derechos de la madre tierra".

Ambas cumbres concluirán el sábado en un estadio de fútbol donde se encontrarán los mandatarios con líderes sociales.

En tanto, la oposición al presidente Morales ha calificado el encuentro como una "reunión de los amigos de (Hugo) Chávez", según ha dicho el ex presidente y líder opositor de derecha Jorge Quiroga.

El mandatario venezolano a su arribo a Cochabamba calificó al ALBA como "un espacio geopolítico del nuevo continente latinoamericano" y llamó a los bolivianos a respaldar las políticas de Morales.

Dijo que el bloque buscará la aprobación del Sistema Unificado de Compensación de Pagos Recíproco, (Sucre), como moneda virtual de intercambio comercial para "liberar al bloque la dictadura del dólar".

Se trata del quinto año del ALBA que nació en 2004 bajo el patrocinio de Cuba y Venezuela y como una alternativa al Area de Libre Comercio de las Américas, ALCA, promovida por el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush.

Comentá la nota