Reportaje a uno de los hombres claves de Urtubey

El diputado Provincial Alfredo Petron se convirtio en uno de los portavoces del pensamiento urtubeista frente a la ausencia de los dirigentes de fijar posiciones politicas en el marco de la interna del peronismo con el romerismo.
P:¿ Cómo fuye su relación anterior con Romero?

-Siempre fue de respeto, y de valoración a las cosas que yo tenía posibilidad de hacer o solucionar. Tal es así que a mi me han dado los peores cargos, yo nunca tuve cargos lindos dentro del gobierno de Romero, siempre han sido lugares con crisis, con problemas, y a mi me parecía bien sí yo servía para eso a la provincia, yo agradecido, de ahí yo no siento, como plantea esta gente, que me hayan beneficiado en particular, yo creo que cuando a uno le dan un empleo o una tarea no pasa uno a ser esclavo de ese pa¬trón, sino que hay una contraprestación, a Ud. le dan una oportunidad de hacer un trabajo y si Ud cumple, están saldada las dos situaciones, pero no es que uno queda eternamente en deuda con esa persona por que le ha dado una oportunidad. Ellos lo que pretenden, equivocadamente, es confundir la política y desestimar la lealtad, es decir, la lealtad en política tiene un límite que pasa por hacer lo correcto o lo incorrecto, soy leal acompañando todo lo que sea correcto para el bien común, ahora cuando se empieza a errar el camino y se hace algo que es equivocado y que no favorece al bien común, yo no voy a participar de eso por creo que eso es ya ser cómplice no leal. Manolo Brizuela pretende que sea cómplice de una idea que perjudica al Partido Justicialista, y yo no voy a ser cómplice, le guste a él o no, los códigos que él maneja no son los míos. -

P: ¿Hace unos meses le hablé a Ud. de la falta de moral y ética política del escribano Brizuela, y Ud. me respondió "es un amigo"...

-Para mi sigue siendo un amigo, estas son discusiones políticas, si él considera otra cosa, habrá que preguntarle a él. Yo no cambio de postura por que él haga declaraciones y vierta conceptos equivocados, yo no castigo, tengo muchos amigos que se equivocan, y yo me equivoco muchas veces. En este caso, creo que lo que él hizo es erróneo...

P: ¿Usted es una persona de perfil bajo, ¿qué lo llevó a hablar de Romero?

-Yo las declaraciones las hice sobre el Partido Justicialista, no sobre las personas. Yo he planteado que tenemos que hacer lo correcto. En este caso, es que el Partido Justicialista cumpla con su rol institucional con seriedad y que las instituciones que lo integran también se desenvuelvan con seriedad y responsabilidad. No soy de quedarme callado cuando veo que se está cometiendo una injusticia.

P: ¿En qué momento ofendió a Romero?

-Nunca hice alusión personal a nadie, salvo que haya tenido alguna discusión con Godoy. Separo bien las cosas, aparte mi relación con Romero la discutí con él, no necesito ningún intermediario como Brizuela, para decirle a Romero lo que yo creo que está acertado o equivocado. Como siempre hice, lo que él haga bien yo lo voy a apoyar, las cosas que haga mal voy a tratar de hablar con él para que no las haga o las corrija, pero si no me hace ver que estoy equivocado e insiste en su postura, tengo que combatirla. Yo no soy un esclavo, soy un afiliado, una persona con derechos y obligaciones. Lo que pasa es que ellos están mal acostumbrados, Manolo, digamos todos los que son empleados de Ángel Torres, están mal acostumbrado a obedecer órdenes y no discutir y ser chupamedias, y no es mi caso, yo nunca fui chupamedias de nadie...

P: ¿Pero un amigo no factura ni amenaza con cuestiones judiciales en público...

-Sí, es cierto. La verdad que hay criterios que habría que preguntarle a él, por que ya ronda el botonazo, yo tengo varios conocidos en el gobierno de Romero, como el propio caso de Ángel Torres que es un auténtico botón. Y mucha gente que ha trabajado con él tiene esa costumbre de entregar compañeros, de difamar y mentir en la justicia, con otros periodistas, de amedrentarlos o pagarles para que hablen mal de otro compañero de partido, simplemente para denostarlos, para hacerles daño, es una práctica común de Ángel Torres y de mucha de la gente que trabaja con él, y probablemente Manolo se haya contagiado de eso.

P:¿Esto cambia su postura respecto que el congreso partidario debe resolver las irregularidades del Pl?

-No, es obligación del congreso como único poder supremo latente, con vida, de llevarle una solución a sus afiliados. Está en nuestras manos esta situación.

P: ¿Influirá en algo la elección del 27 de setiembre, por ejemplo si gana uno de los dos frentes que propicia Romero?

-No, eso ya es una realidad, están presentado candidatos. Tenemos compañeros que han recibido cartas documento de parte del Dr. (Romeo) Medina dándoles indicaciones de lo que tienen que hacer en el Congreso. El Dr. Medina es candidato de otro partido, realmente tienen un comportamiento asombroso y que ronda la sinvergüenzada. Como apretando a los congresales, nada más y nada menos que un candidato de otro partido.

P: ¿Sus diferencias con Godoy entorpecen el apoyo al gobierno de Urtubey?

-Nada que ver, por que yo lo que estoy planteando es una cuestión de cómo se maneja la Cámara de Diputados, no estoy hablando del gobierno. Sino discrepando de cómo se maneja la cámara, no estoy hablando sobre lo personal de Godoy, sino estoy discrepando con el presidente de cómo maneja la cámara, no hay que ofenderse ni ser tan delicado, si no simplemente aceptar las quejas. Yo todos los días recibo quejas, observaciones, y las asumo, pero creo que no hay que exagerar la situación ni llevarla a otro plano por que es una prueba de mediocridad y no es lo que corresponde.

Comentá la nota