Réplicas del peronismo disidente a Kirchner

En Buenos Aires hubo otro éxodo legislativo
El peronismo disidente reaccionó ayer con dureza ante las acusaciones de "traidores" que un día antes emitió Néstor Kirchner. Tanto los senadores Carlos Reutemann como Juan Carlos Romero y el diputado Felipe Solá descalificaron las agresiones del ex presidente y volvieron a criticar la política oficial.

Reutemann dijo que nunca fue "colgado de la pollera de nadie", en referencia a la lista del Frente para la Victoria con la que ganó la banca."Yo no defiendo a nadie, no soy lobbista de nadie, no tengo 40.000 hectáreas en Villa Cañás, no soy un pool sojero. Yo defiendo a la gente que en su momento me eligió, yo fui elegido en la provincia de Santa Fe por los santafecinos, yo no fui colgado de la pollera de nadie en ninguna lista", aseveró.

En líneas similares se mostró Solá, quien destacó: "Los votos que coseché (en las elecciones de 2007) en Buenos Aires son propios, no necesité colgarme de ninguna lista. Que (Néstor) Kirchner no se ponga nervioso".

"No me siento aludido. Soy justicialista y nunca fui kirchnerista. Dejé un ámbito autoritario y de dictadura impuesto dentro del partido y en el Congreso. Tampoco me considero traidor. El único traidor es él, que insiste en enfrentarse con la sociedad y en darle la espalda a las banderas del peronismo", respondió.

Por su parte, el senador Romero atribuyó, tanto a la profundización del conflicto con el agro como a las bajas en el oficialismo, a que el Gobierno "está aislado y perdió la percepción de la realidad".

A la vez, la presidenta Cristina Kirchner dijo ayer en un acto que lideró en Rosario que siente "orgullo" de pertenecer al Frente para la Victoria luego de la deserción de varios legisladores santafecinos a la bancada oficial, y sostuvo que en todos los partidos políticos hubo dirigentes que "traicionaron".

En tanto, en la provincia de Buenos Aires se oficializó ayer la ruptura del bloque peronista en la Cámara de Diputados, cuando diez miembros, que responden al ex gobernador Felipe Solá, anunciaron su separación para formar un nuevo bloque, denominado Unión Peronista. La escisión se dio tras un acuerdo entre Solá, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y el diputado nacional Francisco de Narváez, con vistas a las elecciones de este año.

Comentá la nota