Réplica por dichos de Hillary Clinton

Zelaya dijo que la secretaria de Estado, que calificó de "temerario" su retorno, no está bien informada
LAS MANOS, Frontera de Honduras y Nicaragua (De un enviado especial).? Al presidente derrocado de Honduras, Manuel Zelaya, no le gustaron nada las declaraciones de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en las que lo llamaba "imprudente" por haber tratado de cruzar la frontera. "Hay que darle toda la información para que [Clinton] venga a reclamar a los golpistas, no al pueblo heroico que está resistiendo", dijo ayer Zelaya.

Para el depuesto mandatario, los comentarios de Clinton se deben al "desconocimiento que tiene de la situación interna" de Honduras. "Cada quien tiene que opinar de acuerdo con la información que tiene, pero ella no tiene información sobre los paros de los trabajadores ni tampoco sobre la represión de los golpistas", añadió.

Zelaya, hizo un nuevo llamado a la comunidad internacional para que no cese en su condena al régimen de facto de Roberto Micheletti. "Todos los gobiernos condenaron a estos golpistas, no estamos solos", recalcó. Y volvió a insistir en que la única forma de retornar al poder es protestando cada día. "Ningún dictador podrá detenernos. Estamos decididos a ir hasta las últimas consecuencias para que retorne la democracia", arengó.

Mientras los golpistas no dejan a Zelaya entrar a Honduras, envían sutiles mensajes a su esposa, Xiomara Castro, para que abandone el país. En un comunicado, el gobierno de facto le ofreció a la primera dama "un vuelo privado" para cualquier lugar del mundo. Menos generoso, el general Romeo Vásquez, jefe del Estado Mayor Conjunto, le había propuesto con antelación un helicóptero para llevarla a Nicaragua.

Xiomara lleva dos días detenida en un retén militar en la localidad de El Arenal, a 50 kilómetros de la frontera. "No me voy a mover de aquí", contestó a la oferta gubernamental. Horas antes de que se difundiera la nota, los jefes militares del retén se habían ofrecido a llevarla a Choluteca, ciudad próxima a otro punto fronterizo.

"Me quieren impedir que vaya a Las Manos a reencontrarme con mi esposo, pero estoy decidida a ir", dijo Xiomara a La Nacion en conversación telefónica. "Hay un estado de sitio en todo el país. No permiten que nadie se movilice, nos tienen retenidos."

A Xiomara la acompañan tres de sus hijos, su madre y su suegra, Hortensia de Zelaya.

Comentá la nota