Repaso de la realidad quilmeña en 10 títulos

Hay momentos que es posible ofrecer una mirada siguiendo una línea de ideas. Hoy elegimos distintas situaciones que ocurren en paralelo, como aporte. También repasaremos cuatro situaciones dónde el Estado se muestra incapaz de cumplir su cometido esencial como garante de los derechos que surgen del orden legal establecido. A esa situación se la conoce como Estado fallido .
1. Gutiérrez hacia la reelección

Era la tarde noche de un día laborable. El micrófono quedó plantado en plena avenida Hipólito Irigoyen, a metros del puente 14 de Agosto. El discurso lo pronunció el Intendente Gutiérrez ante más de dos mil de los suyos, por la tarde.

Ese fue el modo elegido para romper con todo perfil bajo y decir fuerte y claro, que va a dar las batallas que tenga que dar camino a su reelección al frente del gobierno de la ciudad.

La ocasión, inesperadamente, ofreció la oportunidad de escuchar definiciones políticas que fueron noticia de entre semana y que pusieron en la consideración pública el pensamiento vivo de Gutiérrez en materia política y social de Quilmes.

2. Cuando la opción es dividir

Quedaron flotando tres o cuatro certezas, entre muchas otras.

- La primera es que Gutiérrez se insiste como poniendo todo el empeño de su gestión municipal, sobre los sectores mas desfavorecidos. No hay definiciones de las metas que se propone alcanzar, o qué resultados se pueden esperar; queda claro que confía construir su capital político en ese segmento de la pirámide social.

- La segunda certeza es que la administración municipal ha evaluado como un acierto el cambio de base electoral promovido entre las elecciones de 2007, dónde 30 mil ciudadanos de los sectores medios le abrieron las puertas al gobierno de la ciudad, mediante el voto tijera; y el turno electoral de 2009, dónde la victoria se cimentó en los bolsones de pobreza extrema, todavía presentes en el Distrito.

- La tercera certeza es que Gutiérrez va por su reelección confiando en ese votante, y con un capital nada despreciable del 37,5% de voluntades, algo así como 102 mil votos. Esa sola definición representa un fenómeno político nuevo para Quilmes. Ninguno de sus antecesores eligió gobernar sin un anclaje palpable en los sectores medios, y mucho menos, diciéndolo en público.

De los gestos y palabras escuchadas hasta aquí surge que los sectores medios, con sus reclamos de transparencia, ordenamiento del Estado, planificación urbana, seguridad, y cuestiones por el estilo, propias de quienes tienen sus necesidades básicas satisfechas, deben esperar otro momento. Y más aún, se espera como parte de la batalla que viene la expresión de sus quejas, como la ocurrida el pasado 28 de junio en las urnas.

3. El peronismo mira activo

El discurso de Gutiérrez también le dijo lo suyo al peronismo quilmeño. Con una reunión en la Casa Rosada entre Aníbal y Camaño (donde se espera que también confluirán Scarabino y Gurzi) todavía con la tinta fresca, Gutiérrez llamó claramente a aceptar su liderazgo político o de lo contrario competir en una interna.

Por fuera de ésta posible disputa en la interna K, Gutiérrez ubicó al peronismo disidente directamente compitiendo en las urnas del 2011, junto a otras expresiones políticas. Todos juntos, organizados, vamos a darle batalla a la próxima interna y la próxima general para que entiendan que este proyecto, este modelo de gestión y coherencia política en el desarrollo del gobierno del pueblo, va a dar toda batalla para triunfar y llevar adelante la distribución de la riqueza, la justicia social, acá y en todo nuestro país , fue la frase.

4. Militantes y el movimiento

Los concejales quilmeños aparecen en ciertos temas, selectivamente. La seguridad y el ordenamiento de la noche, son temas que ingresaron últimamente a la agenda del Cuerpo, como marcando distancias con el Ejecutivo pero desde una vertiente constructiva.

Por su parte, si bien Gutiérrez no abundó en argumentos sobre su manera de mirar, dejó dos definiciones que bien hubieran merecido un tratamiento más amplio. Dijo que los más de dos mil quinientos contratados políticos que revisten en la Comuna, así como los 2.500 vecinos y vecinas que se integren a las cooperativas de trabajo no son punteros políticos, sino militantes. Yo les digo acá no hay punteros, acá hay militantes, compañeros concientes... , aseguró.

El segundo párrafo apunta al hecho de que su propuesta para Quilmes no es meramente política, sino que representa un movimiento.

Lo dijo en el calor del discurso de entre semana, quizás sin advertir el cambio que esa afirmación le reclama. Es que un movimiento que pretenda ser de mayorías, tiene que estar acompañado por un discurso de cambio, atractivo, persistente y extendido como para que cada uno se lo apropie y encarne; y así luego lo defenda.

Se trata de algo ajeno a la acción del gobierno que viene protagonizando Gutiérrez.

El jefe Comunal hasta aquí se ha mostrado como el portador de un gran optimismo político.

A casi dos años de su administración, todavía no aparece el militante que tenga como propia la gestión municipal.

Se trata de una identificación política que escasea aún, entre los secretarios y subsecretarios.

Muchos de ellos se vinculan con la ciudadanía como profesionales que llegan al Distrito por la autopista, a cumplir con Gutiérrez en el marco de las condiciones del contrato que cobran cada fin de mes, y nada más.

Lo que sí hay es una actitud personal positiva, por momentos desbordante, del actual Intendente de la ciudad, que busca contrapesar la sensación de vacío e inmenso silencio en el que se mueven sus 15 secretarios. O el raquitismo político que expresa su sector en el Concejo Deliberante local.

Hoy, entre 24 escanios, cuenta con tan sólo dos concejales propios, y después del 10 de diciembre, a pesar de haber obtenido cinco concejales más, sólo podrá anotar entre los suyos a tres caras nuevas, ya que tuvo que cederle al camañismo un lugar y otro quedó en manos del anibalismo.

Quién enfrenta sus últimos dos años de gestión en clara minoría legislativa, ya ha anticipado su pretensión de ser reelecto, sin modificar en nada su orientación de gobierno, aún con los resultados electorales en la mano.

5. Como será la oferta electoral de 2011

Pino Solanas, con el resultado electoral cosechado en la Capital Federal y su posterior lanzamiento a una candidatura más amplia para el 2011, representa la novedad política que le llega al discurso K, por su izquierda. El protagonismo que asumieron los sectores de centro izquierda durante el debate y posterior votación de la ley de medios tendrá, seguramente algún correlato extra.

En Quilmes, Martín Sabatella obtuvo 10 mil votos, de los 46 mil que perdió el kirchnerismo. Se trata de un piso alejado de los 23 mil votos necesarios para ingresar algún concejal, sin embargo, con el escenario reforzado con la presencia del cineasta y la molestia que se viene despertando entre las organizaciones sociales en general, por como se seleccionaron los beneficiarios de las cooperativas, se puede esperar a esta fuerza activa como un cuarto jugador en el 2011.

El resto del cuadro seguramente la completará, por un lado, la oferta K; por el otro, la que surja del peronismo disidente y en tercer lugar, la que alumbre Cobos, Lilita, es decir, el ARI y la UCR.

En este escenario, todavía muy incierto, el dato surgido esta semana en Quilmes lo apuntó el acto en Argentino de Quilmes, dónde quedó lanzada una corriente provincial, con De Narváez y Solá como principales oradores. Eduardo Schiavo, con su discurso de apertura, marcó su regreso a la política activa, luego de un respiro de más de tres años.

6. La otra municipalidad en clave de cooperativa

El gobierno nacional anunció que destinaría 1500 millones de pesos anuales para financiar a personas que se integren en cooperativas para prestar distintos servicios en los Distritos, especialmente en el Conurbano.

Durante la semana que terminó se concretó en Quilmes la inscripción de aspirantes. Gutiérrez parece haber monopolizado la posibilidad sumar gente.

Fuera de micrófono se escucha que Quilmes tendrá 4.000 cupos. Oficialmente se dijo que durante la semana se incorporarían 1800 personas a las 700 que ya cumplen tareas dentro de 37 cooperativas oficializadas en la ciudad.

Se anunció que de sus 16 integrantes actuales, pasarían a contar con 60 cada núcleo de trabajo.

Así quedarían organizadas las 2.500 nuevas personas, que cobran un salario mensual de 1.400 pesos, a las que Gutiérrez llamó militantes.

En la práctica del día a día, se trata de una enorme fuerza potencial de trabajo, que reclamará coordinación y conducción, y en principio estará abocada al barrido, limpieza, mejoramiento de accesos, pintura de objetivos que se establecerán desde el gobierno de la ciudad.

Si recordamos que en la actualidad la Comuna cuenta con una fuerza laboral que supera los 5.800 agentes, la mitad de los cuales son personal de planta, podemos armar un cuadro de alrededor de 10 mil empleados públicos, en los próximos meses.

La idea del militante y del movimiento, puede surgir de la necesidad de darle algún formato gobernable a tamaña cantidad de personas dependiendo de un Intendente. También puede estar en un segundo plano, la idea de contar con este caudal de militantes como fuerza electoral de base.

7. ESTADO FALLIDO: Se fue el Auditor general

Al cierre de la semana dejó el cargo el Auditor General de la Comuna. El gesto, que tiene muchas miradas, representa la síntesis de una deuda que la gestión Gutiérrez mantiene con la ciudad. Está claro que se trata de un reclamo que surge de los sectores que no están en la mira electoral del jefe Comunal, aunque todo gobierno que se precie de buen administrador de los dineros públicos, valora poder mostrarse claramente en contra de la corrupción estructural que desvía recursos, esfuerzos y posibilidades que son propiedad de la ciudadanía.

Sergio Pinto se fue. Su cargo de auditor depende de la secretaría de Gobierno municipal. Su jefe era el gobierno que se supone que tiene que controlar. Lo hizo luego de cobrar 21 veces un salario que ronda los cinco mil pesos, sin haber podido mostrar un solo hecho concreto en su gestión. Desastrozo.

8. ESTADO FALLIDO II: Contradicción de Papelera Quilmes

Quienes administran actualmente Papelera Quilmes, entre otros el actual secretario de la Producción de la Comuna, reconocieron sin rodeos ante el Juez Arías que la empresa contamina.

La contradicción se perfecciona porque se trata de una empresa que está siendo gestionada por funcionarios públicos que se supone deben garantizar el cumplimiento de la Constitución Nacional en materia de derechos ciudadanos y el medio ambiente. El hecho ocurre mientras, Argentina argumenta ante el Tribunal Internacional de La Haya sus planteos por la pastera Botnia, sobre el río Uruguay, y mientras la Presidenta discute asuntos parecidos en la Asamblea Anual de Naciones Unidas.

Pasado el primer impacto de la novedad, en necesario advertir que las políticas en relación al cuidado del medio ambiente, presentes en el actual gabinete municipal con rango de secretaría, terminan transfiriendo a un Juez la responsabilidad que debió ejercer el Poder ejecutivo municipal, provincial y nacional.

9. ESTADO FALLIDO III: Las telefónicas ganan

Desde hace años, distintos grupos de vecinos vienen reclamando ante el trabajo a escondidas de las empresas telefónicas que valiéndose de la noche, los feriados y el descuido, terminan instalando artefactos ajenos a los barrios, sin que hasta el presente se haya logrado una explicación en materia de potencia instalada, capacidad de hacer daño a la salud, por parte del intruso.

Se trata de una forma de actuación totalmente contraria a toda noción de gobierno del pueblo y cuando concejales o funcionarios aparecen explicando los derechos adquiridos por las empresas, se violenta el sentido de transparencia en el manejo de los negocios públicos. Esta situación, a todas luces contradictoria, goza de buena salud en el Quilmes actual.

10. ESTADO FALLIDO IV: Escuela de Bellas Artes, ¿cada día más gorda?

Bellas Artes, vuelve a ser noticia por el reclamo de sus profesores en materia del pago de aumentos. Estamos ante una iniciativa municipal, que no tiene un referente que la defienda o de explicaciones en público. La nómina de personal trepa a la friolera de 202 profesores, que ofrecen un amplio abanico de especialidades.

En el año 2007, tiempos del anibalo-villordismo, la escuela le costaba a la ciudad 4.5 millones de pesos anuales. Tras los sonados desencuentros con aquella forma de gobernar, el presupuesto 2008 de la escuela subió a 6 millones de pesos. Para el 2009, la cifra volvió a subir y se instaló en los 7 millones anuales.

Eso significa que la ciudad está destinando a Bellas Artes, 20 mil pesos por día; dos millones de dólares al año. Se parece mucho a un despropósito, un despilfarro, una pésima administración de recursos públicos. Se trata de una cifra que no incluye los fondos que se destinan desde otras secretarías para el mantenimiento del edificio de Sarmiento 625, a todas luces inadecuado para la actividad.

A dos años de la nueva administración, con un Presupuesto crecido en el 54%, todo parece seguir igual en Bellas Artes.

Sin resultados académicos conocidos por la ciudadanía, que mediante sus impuestos financia su funcionamiento diario; en estos días sus docentes vuelven a reclamar por sus aumentos salariales, asegurandpo que le están siendo negados desde hace muchos meses por la administración.

Comentá la nota