El reparto del plan de $ 1.200 desata internas en el oficialismo

El reparto del plan de $ 1.200 desata internas en el oficialismo
El gobernador advirtió a beneficiarios que no deben entregar plata a punteros políticos. "No hay intermediarios", aclaró Alperovich. Una organización barrial dice que el PE juega con las necesidades de la gente.
A las dudas sobre la forma en que se implementará el programa "Argentina trabaja" se le sumaron cuestionamientos de un grupo aliado al oficialismo y la advertencia del gobernador, José Alperovich, para que la gente no caiga en manos de oportunistas. El plan lanzado por la Nación prevé crear, para el caso de Tucumán, 15.000 empleos, mediante 250 cooperativas integradas por 60 personas cada una.

Tras supervisar la construcción de viviendas y de veredas en San Andrés por parte, precisamente, de cooperativas, el mandatario advirtió a los cooperativistas que se cuiden de los estafadores. "Algunos vivos están pidiendo plata. No hay que dar plata a nadie: aquí no hay intermediarios. También notamos que algunos están pidiendo que dividan el sueldo, eso no debe ser. Es para ellos", aclaró Alperovich.

Cuestionamientos

Por otro lado, una representante local de la Federación Tierra y Vivienda -agrupación que, en el ámbito nacional, encabeza Luis D'Elía- cuestionó la metodología de inscripción del programa. La mujer, que prefirió no darse a conocer, cargó contra el Gobierno: "timbean con la necesidad de la gente; en el Instituto Provincial de Acción Cooperativa y Mutual (IPACYM) me dijeron que Alperovich había señalado quién entraba y quién no; y que les rebalsó el cupo... ¿Acaso no conocían la cantidad de desocupados? ¿no sabían de la necesidad de la gente?". Agregó que muchas organizaciones que presentaron proyectos quedaron afuera del plan.

Consultado al respecto, el interventor del Ipacym, Regino Racedo, rechazó esta acusación, y señaló que este y todos los programas que tienen que ver con cooperativas se manejaron institucionalmente. "Con los municipios y con las comunas, y se realizó una distribución por localidad, lo más equitativa posible. Cada municipio, con su área social, fue haciendo la selección de la gente. Cabe recordar que esta primera etapa es sólo para el Gran San Miguel de Tucumán", afirmó. Según el funcionario, la inscripción superó las expectativas: "se recibieron más requisitorias que el cupo; suponemos que si trabajamos bien, se podrá ir consiguiendo más".

Durante los últimos días había surgido una duda respecto de quiénes podían integrar las cooperativas. Sobre todo en lo que tiene que ver con la calidad de desocupado de la persona. Algunos rumores señalaban que las personas que habían quedado desempleadas desde 2005 en adelante no podían ser parte del plan. El interventor también aclaró esta cuestión. "El plan está dirigido a los que no tienen ingresos ni reciben beneficios sociales. La Nación hace un control; chequea si no tienen otro trabajo u otro beneficio, y verifica si no estuvieron inscriptos en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), porque los futuros cooperativistas deben inscribirse como monotributistas sociales. Ahora bien, uno de los requisitos para que la AFIP inscriba con esta categoría a una persona es que antes no haya estado registrada de esa manera. En el caso de los que alguna vez estuvieron empleados y ahora están desocupados, no hay inconvenientes; pero si estuvieron inscriptos en la AFIP, ya no pueden ser monotributistas sociales", explicó Racedo.

Comentá la nota