Reparar la usina de Turbine Power costaría más de u$s 10 millones.

Las tareas podrían extenderse entre dos y seis meses. Esperan a técnicos franceses para precisar los daños.
ROCA (AR).- Volver a poner en funcionamiento la turbina dañada hace casi una semana en la central termoeléctrica Turbine Power, podría tener un costo superior a los 10 millones de dólares, coincidieron en señalar distintas fuentes consultadas por este diario.

Tal ha sido la magnitud del daño provocado, que la reparación podría tardar entre dos y seis meses, según relataron fuentes de distintos organismos, quienes pidieron reserva de su identidad hasta tanto la propia empresa Turbine Power, brinde la comunicación oficial sobre los daños.

Este diario intentó comunicarse en reiteradas oportunidades con los representantes técnicos de la empresa en Buenos Aires, pero en todo momento indicaron que no estaban en condiciones de brindar -por el momento- información alguna.

"Ahora están aguardando la llegada de los representante de la empresa aseguradora y de los técnicos que deberán llegar de Francia", dijo uno de los funcionarios consultados por este diario, quien indicó que las cifras -incluso- podrían llegar a superar los 12 millones de dólares.

La variación en los números dependerá de lo que digan los especialistas, una vez que abran la turbina y evalúen los daños que provocaron los álabes que se desprendieron y provocaron la rotura en el costoso equipamiento.

Es más, todos los análisis que se están realizando en estos momentos solamente fueron observados desde el exterior de la turbina, por lo que todo lo que se pueda evaluar resulta sumamente parcial.

"Pero sin lugar a dudas que el costo de la reparación no bajará de estas cifras", comentó una fuente de primera línea que accedió a brindar detalles de las negociaciones que se están llevando adelante.

El origen de la crisis se remonta al domingo pasado, cuando salió de servicio la usina que Turbine Power tiene a escasos ocho kilómetros del acceso noroeste de Roca, a la vera de la ruta provincial 6.

El equipamiento dañado es un turbo generador de ciclo abierto, de origen francés, marca Gec- Alstom. Según explicaron fuentes oficiales, tiene una capacidad de 125 megawats nominales y una velocidad nominal de 3.000 revoluciones por minuto.

Su extensión es de 30 metros de largo, por unos 20 de alto. Siempre según la fuente, su valor total en el mercado podría superar los 60 millones de dólares.

Su puesta en marcha depende de la demanda nacional que hace periódicamente la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima CAMMESA. Durante la temporada funciona casi todos los días hábiles.

La central TermoRoca le venía inyectando tensión a la línea de 132 kilovoltios (kV) en la zona de Roca, lo que permitía que el tendido llegara a Villa Regina con el voltaje mínimo autorizado.

Es por ello que se presume que el incidente ocurrido el jueves, cuando todo el Alto Valle y parte del norte neuquino quedaron sin luz durante varias horas, pudo haber ocurrido por la elevada demanda para la línea de 132 kilovoltios y no por un incendio de pastos en la zona de Planicie Banderita, como se informó oficialmente en un primer momento.

El apagón afectó a unas 650.000 personas y hasta ayer se sintieron las consecuencias, porque en Roca hubo un corte programado del servicio entre las 5 y las 9 de la mañana, para realizar reparaciones en la estación de Transcomahue ubicada frente al hospital.

Comentá la nota