Gas, la reparación más anhelada en Tartagal.

Gas, la reparación más anhelada en Tartagal.
La extensión de las redes será costeada con un fondo específico. Prevén invertir unos 12 millones de pesos. Los yacimientos del norte salteño aportan al país 21 millones de metros cúbicos diarios de gas.
Sólo un evento ambiental extraordinario como fue el alud que el pasado 9 de febrero asoló a la ciudad de Tartagal logró que las autoridades nacionales pongan la mirada en esta región del país cuya principal producción es la industria del gas natural, generadora de la mayor cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos en el Norte salteño.

Mientras los especialistas aún debaten las verdaderas causas que produjeron el mayor desastre ambiental del norte argentino y las discusiones se suceden, los tartagalenses pretenden ver refundada su ciudad y poder disfrutar de las bondades que asegura el combustible más requerido por el mundo actual: el gas natural.

El citado recurso energético es unos de los factores que aseguran mejores condiciones de vida para la población, por lo que garantizar su provisión y abastecimiento es visto como un paso fundamental para el desarrollo económico futuro de una ciudad que cuatro semanas atrás perdió demasiado.

Con sus yacimientos Macueta, Ramos, San Pedrito, Aguaragüe, La Porcelana y Chango Norte, el departamento San Martín aporta 21 millones de metros cúbicos diarios de gas natural para el país, pero aún son muy pocos los habitantes de sus municipios que cuentan con el servicio.

Después de tanto desastre la buena noticia es que, en poco tiempo, unas 2.500 familias tartagalenses podrán contar en sus viviendas con el combustible más limpio, seguro, práctico y económico como es el gas que el norte argentino produce para todo el país desde hace más de 80 años.

Las garrafas

A la par del nuevo programa de conexiones domiciliarias, las familias de Tartagal cuyas viviendas aún no reúnen condiciones estructurales mínimas para una instalación domiciliaria de gas, tienen acceso desde el lunes anterior a las garrafas de $16,25 en tres locales habilitados. Por primera vez estos envases de GLP con precio subsidiado están llegando a una ciudad donde hasta hace pocas semanas la gente abonaba hasta $40 por las mismas garrafas de 10 kilos.

El compromiso asumido por el gobierno central fue el de enviar 800 de estas garrafas para ser entregadas en forma gratuita; las primeras 100 ya llegaron y fueron distribuidas entre las familias que residen en la zona de Villa Saavedra, la más afectada por el alud.

Mejora de viviendas

Uno de los inconvenientes para que nuevos usuarios pudieran integrarse a la red de gas es la condición edilicia de sus viviendas. Por ese motivo la ampliación de la red de gasificación se iniciará con otros dos programas complementarios: mejoramiento edilicio y construcción de núcleos húmedos.

El intendente Sergio Leavy explicó que en Tartagal se implementará el programa "llama encendida" que consiste en la colocación de la red domiciliaria de gas y la entrega a cada usuario de una cocina y un calefón. "La idea es sumar 2.500 nuevos usuarios en total. Los primeros 1.000 serán quienes cuentan con el tendido que ya pasa por sus viviendas pero que no pudieron costearse la conexión domiciliaria, que ronda en los $3.000", precisó Leavy.

El restante segmento, de 1.500 nuevos usuarios, está conformado por aquellos que "no tienen ni redes ni condiciones edilicias para hacer la conexión a sus viviendas. Estos grupos familiares entrarán antes al plan de mejoramiento edilicio o de núcleos húmedos. El primero beneficiará a 800 domicilios y el segundo a 500.

Ellos serán los usuarios con viviendas en condiciones óptimas", graficó el jefe comunal de Tartagal.

"Llama encendida" es un programa que aplicarán en forma conjunta la empresa Gasnor, el ENARGAS, el Ministerio de Infraestructura de la Nación y el Municipio local. "Las instalaciones serán realizadas por 27 matriculados del departamento San Martín que ya han registrando su inscripción en el municipio. "Mi pedido ha sido que las cocinas y los calefones que se tienen que instalar en la vivienda de estos 2.500 nuevos usuarios sean adquiridos en comercios de Tartagal. Estos programas deben ser beneficiosos para toda la comunidad porque Tartagal en su conjunto ha sufrido las consecuencias de este alud, más allá de que los directos perjudicados son los vecinos de una determinada zona. Pensamos que nuestra principal riqueza, el gas que ahora abastecerá a tantos tartagalenses, volverá a reafirmar su condición de tal porque de la mano de la gasificación vendrá trabajo para muchos desocupados y una mejor calidad de vida para nuestras familias que tantos años supieron esperar por este servicio", manifestó el intendente Leavy.

A estos trabajadores se sumará un número aún no determinado de obreros que trabajarán en el mejoramiento edilicio de unas 1.500 viviendas y en la construcción de las 625 nuevas casas comprometidas en la la ciudad cabecera del departamento San Martín .

Una deuda pendiente

Si bien los 12 millones del fideicomiso se invertirán en Tartagal, localidades como Aguaray y Mosconi aún aguardan una respuesta similar. Estas dos localidades, junto a Ballivián, son las que producen los 21 millones de metros cúbicos de gas que diariamente los yacimientos del norte inyectan al gasoducto del norte y que lleva el combustible hacia los grandes centros urbanos.

Ballivián, cuna del yacimiento Aguaragüe, no cuenta con una sola conexión ya que sus pobladores deben recurrir al gas envasado o a la leña.

Aguaray y Mosconi, pese a contar con un alto porcentaje de usuarios conectados, aún tienen gran cantidad de hogares que no pueden conectarse, aunque la red pase por debajo de sus veredas, porque no disponen de los $3.000 pesos que se necesitan para costear las instalaciones internas de una vivienda. Las mayores desigualdades se dan con los habitantes de localidades como Coronel Cornejo (en la jurisdicción de Mosconi) y Piquirenda (en la de Aguaray). A pocos kilómetros de sus precarias viviendas se encuentran los más grandes productores de gas del norte: los yacimientos San Pedrito, Macueta (Pan American Energy) y Ramos (Pluspetrol). Los criollos y aborígenes que viven en esas poblaciones deben recurrir, indefectiblemente, a la leña de los montes.

El dato

Antes con YPF y actualmente con las operadoras y contratistas, la industria de los hidrocarburos es la de mayor generación de trabajo en la zona.

En cifras

6.000 conexiones domiciliarias de gas tiene actualmente Tartagal. En los próximos 6 meses deberían sumarse otras 2.500. La ciudad tiene, en total, 15.830 catastros.

620 viviendas proyectadas en la zona norte también contarán con el servicio, al igual que las 50 de rápida ejecución que construirá en la zona este la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

100 garrafas solidarias se distribuyeron en forma gratuita y otras 700 se repartirán durante las próximas semanas. Desde el lunes también se venden las garrafas de $16,25.

Hoy es el Día del Gas

Hoy es el Día del Gas, en recordación de aquel 5 de marzo de 1945 cuando el ingeniero Julio Canessa (Yacimiento Petrolíferos Fiscales) comenzó a instalar redes de captación de gas en sus yacimientos dando lugar de esta manera a la creación de la Dirección Nacional de Gas del Estado.

Ese mismo año se inició la construcción del gasoducto Comodoro Rivadavia-Buenos Aires de 1.605 kilómetros de longitud, cuya obra finalizó en 1949. Esto permitió que la ciudad de Buenos Aires pudiera acceder al servicio, reducir la importación de carbón de piedra y reemplazar otros combustibles más caros (y contaminantes, se advierte hoy) como el kerosén, la leña y el carbón vegetal. Al descubrirse gas en los yacimientos de Salta (1958) se construyó el gasoducto Campo Durán-Buenos Aires. Posteriormente, se realizó una conexión desde los campos de gas de Bolivia hasta este gasoducto, lo que permitió importar gas desde el vecino país.

Cuando se descubrió Loma de La Lata, se construyeron los gasoductos NEUBA I y II, de Neuquén a Buenos Aires, y el gasoducto Centro Oeste, de Neuquén a Mendoza y Santa Fe.

Esta red de gasoductos troncales, junto con una extensa red de gasoductos secundarios, puso el gas natural al alcance de la mayoría de los centros poblados del país.

Un recurso estratégico

El gas natural -casi tres veces menos contaminante que el petróleo- es un combustible fósil extraído del subsuelo. Es, en la actualidad, una de las fuentes indispensables de energía en hogares, comercios, industrias y en las usinas térmicas que generan energía eléctrica.

La provincia de Salta, con sus yacimientos del departamento San Martín, aporta el 14% del total del gas que se consume en el país. Es la segunda productora nacional del sector, detrás de Neuquén (51%). En 2008 Salta incrementó su producción gasífera un 1,7% respecto del año anterior, a diferencia de lo que sucedió en otras regiones, como la cuyana y la austral, donde su producción experimentó una leve retracción.

Como ocurre en otras cuencas, Salta produce gas desde yacimientos maduros como son Ramos, San Pedrito, Macueta y Aguaragüe, lo que exige un mayor flujo de inversiones para desarrollar nuevos campos y satisfacer la creciente demanda, ya que el gas sigue siendo para la Argentina la principal fuente de generación de energía: casi un 80% de la matriz energética del país está ligada a este combustible.

Comentá la nota