Reorientarían $ 15 millones hacia las jugueras.

Sería para que pagaran mejores precios por su fruta a pequeños y medianos productores. Con la medida se busca que se levante totalmente la cosecha para evitar futuros problemas sanitarios.
ROCA: Con fondos del Plan Frutícola Integral (PFI) pretenden paliar los efectos de la crisis que enfrentan pequeños y medianos productores que no pueden terminar de sacar su fruta de las plantas a raíz del bajo precio que les ofrece la industria juguera. La alternativa ya es manejada y cuenta con el aval de la provincia rionegrina, pero deberá ser puesta bajo la lupa y aprobada por el Comité Ejecutivo del PFI.

La razón, explicó ayer el ministro de Producción de la provincia, Juan Accatino, es que "Nación ya nos confirmó y otra plata no va a haber", aseguró.

Con el fin de ayudar al sector, también se está gestionando -ante el gobierno nacional- una baja en las retenciones a las exportaciones de jugo, se indicó, pero aún no surgieron novedades al respecto.

"La temporada sigue con problemas. Ahora están afectando bastante los cortes (de ruta) y si bien son intermitentes no dejan de ser un impedimento, no sólo para la fruta que viaja con destino al puerto, sino también la que viene del Valle Medio al Alto Valle. Ya bastante se ha perdido y directamente hubo que mandarla a la industria porque en general está dañada por el granizo o la helada y no aguanta cuatro horas al sol", sostuvo el funcionario, a cargo de Producción.

No obstante, reiteró que hoy por hoy la mayor problemática se evidencia en el bajísimo valor que las industrias jugueras están pagando la fruta, que apenas ronda los 2 centavos de dólar por kilo -por lo cual hay chacareros que ya han anticipado la decisión de realizar medidas en estos establecimientos-. "Se sigue buscando una alternativa pero la temporada transcurre y no llega", advirtió Accatino.

Por esta razón, continuó, se sigue solicitando en Nación la baja en las retenciones -que es del 5%- a las exportaciones de jugo, "pero sobre esto hasta ahora no hay nada, así que sino lo que pretendemos es que se devuelva algo para la región".

El ministro de la cartera productiva adelantó que desde el gobierno nacional ya se advirtió que "no habrá ningún peso" para paliar este momento de crisis, por lo cual evaluó -y así se ha venido analizando en el seno del sector- la utilización "de una parte de los fondos" del PFI para "poder negociar con las jugueras y obtener un mejor precio por la fruta". Al respecto, indicó Accatino, "hay diferencias de criterio" y en definitiva esto deberá ser aprobado por el Comité Ejecutivo del PFI. Se trataría de un aporte de 15 millones de pesos que se "reorientaría" para abordar esta problemática "que hace a una cuestión estructural", se justificó, a pesar de que inicialmente el proyecto apunta a generar programas "de fondo" que contribuyan a una fruticultura rentable y sustentable en el largo plazo.

La mayor preocupación está centrada en la gran cantidad de peras -de 15 a 20.000 toneladas- que quedaron en las plantas a raíz del conflicto frutícola que jaqueó al sector en pleno enero y "entre las 100 y 150.000 toneladas" de manzana que podrían ser derivadas a la industria esta temporada, se arriesgó a anticipar Accatino.

"Si no hay un buen precio ¿quién va a sacar la fruta de la planta, del suelo? Pero esto hace a la sanidad, sobre todo este año que vamos a tener serios problemas porque se curó con agroquímicos de mala calidad, de baja carencia por las exigencias de mercados como Rusia, que hizo tal vez que la presión de la plaga aumente en algunos casos", aseguró el ministro.

Por eso, finalizó, "creemos que hay que darle un aliento al productor para que junte su fruta y prepare su chacra, sino este año la sanidad va a ser un problema mucho mayor".

Comentá la nota