Renzo denunció que el PE dejó vencer medicamentos

El legislador opositor informó sobre el hallazgo de una importante cantidad de remedios de distribución gratuita vencidos que el Gobierno debería haber suministrado en el sector público.

El legislador opositor Osvaldo "Renzo" Cirnigliaro denunció que el Gobierno provincial dejó vencer una importante cantidad de medicamentos que debían ser distribuidos en el sector público, en el marco del programa nacional Remediar.

El parlamentario advirtió que se descubrieron "cientos de cajas del SIPROSA (Sistema Provincial de Salud) conteniendo remedios de distribución gratuita vencidos", por lo que consideró necesario alertar a la población "para que evite consumir medicamentos sin antes verificar la fecha de vencimiento".

Precisó que los remedios vencidos son una partida de "Sulfametoxazol trimetoprima (Montpellier), como jarabe ,de 125 ml, para el tratamiento de la bronquitis, vencida en mayo de 2007 y Metformina 500 mg (Northia SA) en comprimidos utilizados para el tratamiento de la diabetes". Explicó que ambos medicamentos son distribuidos por el Ministerio de Salud de la Nación, en forma gratuita dentro del Programa Remediar, que se halla financiado por un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo BID)

Estos medicamentos que se encontraban fuera del ámbito del Estado poseen fechas de vencimiento de mayo de 2007 y en algunos casos de 2006, aun que estaban en una caja del SIPROSA que indicaba que se vencían en marzo de 2009", denunció.

Además, Cirnigliaro indicó que "en el caso del jarabe el envase de plástico no contiene ninguna advertencia sobre su caducidad".

El parlamentario opositor opinó que "no existe ningún justificativo, ante este hecho gravísimo, para aceptar que no se hayan distribuido estos remedios en una sociedad carenciada de más de medio millón de habitantes que viven por debajo de la línea de pobreza y cerca de 200.000 que son indigentes".

El caso de la polenta

Cirnigliaro comparó el hallazgo de los remedios vencidos con "un episodio similar ocurrido hace cuatro años, cuando se descubrió en una finca polenta de planes sociales en mal estado. En ambos casos, la polenta y los remedios fueron costeados con dineros públicos y en ambos su distribución estaba destinada a los sectores sociales excluidos que no poseen los recursos necesarios para adquirir remedios o alimentos", disparó.

El dirigente de la oposición consideró que "existe una desaprensión criminal en la lógica del gobernador José Alperovich, que no mide el uso de los dineros populares cuando se trata de acciones de Gobierno para mantenerse en el poder".Y agregó que, en cambio, el titular del PE "mantiene una inquebrantable rigidez si debe disponer de recursos para atender las indispensables necesidades de los empleados públicos, los jubilados, los médicos, la policía y los maestros".

Según Cirnigliaro, "en una provincia devastada por la desnutrición y la mortalidad infantil, Alperovich no sólo les niega oportunidades de empleo a los tucumanos, sino que además, les niega a los pobres los remedios que le permitan recuperar la salud perdida. Ya resulta intolerable el contraste entre la pobreza de los tucumanos y la riqueza de sus gobernantes, producto de haberse apropiado de los dineros públicos.

Al lado de la miseria, de la desesperación y el dolor del pueblo tucumano coexisten la inocultable prosperidad y bienestar de la familia gobernante", lanzó para terminar.

Comentá la nota