"No renuncio,ni me voy"

"No renuncio,ni me voy"
Menos desafiante que hace dos días, Maradona negó que fuera a alejarse y se mostró optimista con las posibilidades para llegar a Sudáfrica 2010
La cita con la prensa estaba pactada para después del entrenamiento, pero luego se informó que se retrasaría unos 40 minutos por pedido del entrenador. Diego Maradona ingresó con el pelo mojado, saludó y, mientras se acomodaba en una silla, abrió el diálogo sin que mediaran preguntas. Dio un suspiro largo y dijo: "Esperemos poder hablar de fútbol y nada más".

Apeló a algunas salidas con humor, tal vez con la intención de bajarle los decibeles a una semana turbulenta. Pero la computadora (figura a la que apeló hace algo más de una semana para advertir que estaba procesando cuestionamientos para trasladarle al presidente de la AFA, Julio Grondona) trabajaba a mil, a pesar de los intentos de enfocar la mirada en clasificación al Mundial. Molesto, pero mucho más medido que otras veces, aclaró que nunca tuvo intención de renunciar como había dicho el martes pasado, cuando él mismo instaló nuevamente la disputa planteada con Carlos Bilardo. "Me veo dirigiendo el Mundial. Lo que pasa, muchachos, es que yo digo que tengo que tener una reunión y ustedes salen diciendo que me voy. Sólo dije que tenía que tener una reunión con Grondona para decirle lo que pasó en este tiempo y ustedes interpretan cualquier cosa. Ni renuncio ni me voy. Que les quede claro a todos. Después de lo que dije, directamente fueron a hablar con Demichelis y le informaron que yo renunciaba. Tuve que hacer una reunión con los jugadores para aclararles la situación. Por favor."

Con idéntica estrategia a la que utilizó Grondona hace una semana en Córdoba, Maradona culpó a la prensa por sus propias palabras del martes pasado, cuando lejos estuvo de poner paños fríos y descargó su fastidio en contra de Bilardo porque no se viajó a Inglaterra para evitar que Carlos Tevez y Pablo Zabaleta -descartado por lesión- jugasen el lunes para Manchester City. Ayer, después de negar una y otra vez una eventual renuncia, agregó: "De ninguna manera hablé de renuncia ni tampoco de Bilardo. Por favor, se lo pido, no interpreten lo que digo ni busquen más allá. El día que me tenga que ir se lo diré. Lo único que dije es tengo que tener una reunión con Grondona y si todo va bien, sigo, y si no, se verá".

La cuenta regresiva hacia la Copa del Mundo de Sudáfrica está cerca de su definición y si hay algo que derrocha la cúpula de este ciclo es incertidumbre. Nadie se atreve a aventurar qué sucederá después de la serie Perú y Uruguay; por eso brotaba la inquietud periodística de saber si el conductor del seleccionado estaba más calmo que de costumbre o si seguía encaprichado con Bilardo. "Me siento muy bien, no esperaba llegar a una instancia así, pero ahora hay que jugar con Perú y ganar, y después viajar a Uruguay y también hacerlo, veremos cómo plantamos los equipos para estos partidos. El grupo es consciente de lo que vamos a jugar. Los chicos entendieron el mensaje y estoy con la tranquilidad de que vamos a clasificar", manifestó.

En cuanto a las altas y las bajas en esta convocatoria con respecto a la serie anterior, Maradona explicó que no llamó a algunos jugadores por bajos rendimientos. "Hubo jugadores que no rindieron bien y opté por otros; soy el que elige, y cuando elegís, tenés que descartar, aunque duela, hay que hacerlo, por el bien del equipo y el bien del grupo", aseguró. "Hablé con varios jugadores que quedaron afuera por bajo rendimiento, acá no hubo nada extraño", completó.

Maradona está frente a un momento crucial. Quedan horas para los choques decisivos. Un tiempo que quizá se transforme en el más difícil de su vida futbolística. "Jugué dos finales de mundiales, la de México 86 y la que me robaron en Italia 90. Esos fueron partidos muy destacados en mi vida, pero como técnico estos que tengo por delante son los más importantes... y me tengo confianza."

Lo que dijo el martes

Luego de la práctica del martes pasado, Maradona fue en busca de los periodistas que esperaban detrás de las vallas y dijo: "Después de la clasificación voy a ver si sigo, lo voy a evaluar. Pasaron cosas que no me gustaron. Si sigo, será con mis condiciones".

Lo que dijo ayer

"Me veo dirigiendo el Mundial. Lo que pasa es que yo digo que tengo que tener una reunión y ustedes salen diciendo que me voy. Sólo dije que tenía que tener una reunión con Grondona para decirle lo que pasó en este tiempo y ustedes interpretan cualquier cosa. No renuncio ni me voy".

Comentá la nota