Renunció Ortiz Pellegrini para evitar sanción

Dejó su banca antes de que la Legislatura definiera si lo castigaba. Había sido acusado por el PJ de violar la Constitución
El martes 13, anteayer, no fue un día de suerte para Miguel Ortiz Pellegrini. El ex dirigente radical devenido juecista decidió ese día, después de hablar con su jefe político, Luis Juez, que renunciaría a la banca de legislador provincial.

Así lo hizo ayer, en un hecho que convulsionó la sesión legislativa y en particular a los miembros del bloque del Frente Cívico que hasta ese momento presidía Ortiz Pellegrini. Algunos de sus legisladores se quedaron con la boca abierta.

Acusado por el oficialismo, en mayo pasado, de haber violado la Constitución provincial (el artículo 88, que prohíbe a los legisladores litigar contra el Estado en causas patrimoniales), Ortiz Pellegrini percibió en los últimos días que la única salida que le quedaba para sostener su carrera política, era evitar cualquier sanción. Y acompañado por el consejo de su actual líder partidario, eligió ese camino.

"En mis 40 años de acción política –argumentó ayer, al presentar su renuncia–, la ética ha guiado mis acciones y no estoy dispuesto a permitir que en nombre de la misma se proponga una sanción, aun cuando fuere simbólica".

Aquella simple acusación del PJ, que le había atribuido seguir a cargo del patrocinio de una demanda millonaria contra la empresa municipal Tamse, se había transformado para Ortiz Pellegrini en una inminente suspensión.

Algunos de sus ex amigos radicales le habían prometido obstaculizar la intención del PJ de expulsarlo de la Cámara, pero el acuerdo no le cerró ni al acusado ni a Juez. "Estaba en manos de Miguel Nicolás y de los legisladores angelocistas", advirtió Juez, antes de entrar al recinto, para avalar la decisión.

Comentá la nota