Renunció en Jujuy el jefe de Gabinete, Vicente Apaza

Argumentó motivos de salud, pero la verdadera razón fue su enfrentamiento con otro funcionario que se fue, el ministro de Hacienda Miguel Lembo. Un triunfo de los ultrafellneristas que nunca aceptaron al hombre de confianza del gobernador Barrionuevo.
En medio de una tormenta política que no amaina, el jefe de gabinete Vicente Apaza anunció esta tarde su renuncia indeclinable al cargo. Los conflictos de Apaza con el ex ministro de Hacienda Miguel Lembo originaron un tembladeral en el Gabinete y las dimisiones de ambos funcionarios.

En declaraciones a Canal 7 –de la que Apaza es asesor legal- el renunciante jefe de gabinete aludió a "razones de salud" que han recrudecido por "todas estas situaciones que se viven dentro de la función pública". De antemano, -aseguró- "los médicos me aconsejaron que es preferible que me retire de la función, porque no le voy a poder dedicar el tiempo y toda la actividad que es necesaria para continuar en el mismo".

Consultado sobre los problemas de salud que lo aquejan, señaló: "yo estoy operado de ojos cuatro veces. Ahora he tenido un problema de estrés muy grande y eso también afectó parte de la circulación en mis piernas y eso me impide estar mucho tiempo sentado. Tengo que realizar mucha actividad física y tengo que continuar un tratamiento que yo había interrumpido en la ciudad de Buenos Aires que había comenzado a hacerlo en el mes de octubre".

Apaza confió que habló con el gobernador, a quien "le expresé que mi intención era, no de ahora, ya hace más de una semana, le había anticipado que quería dejar el cargo. Hoy le comuniqué que no podía continuar en el mismo. El comprendió, porque por la amistad que tiene, conoce mis dolencias y lo comprendió".

"Además –añadió- la situación actual de la provincia exige una persona que esté dedicada plenamente, con toda su actividad física disponible para todas las exigencias que requiere el cargo".

Sobre si hubo conflictos en el Gabinete, afirmó que "siempre he tenido excelente relación con todos los otros ministros. Nunca hubo ni trascendió ningún tipo de discusión ni conflicto. Lo que puede haber trascendido han sido dos intercambios con dos puntos de vista diferentes, pero de ninguna manera que hubiera un conflicto o pelea dentro del gabinete".

Sostuvo que "lo que hubo son cambios de opiniones normales en personas que tenemos distintas incumbencias profesionales y distintos criterios. En este caso había un criterio en el ministerio de Hacienda, yo tenía otro y eso no implicaba que íbamos a terminar todos peleados".

"Lo que a mí como jefe de Gabinete me incumbía era que si estaba convencido de un criterio que debía aplicarse, que se lo hice conocer al ministro y si no estaba conforme con esa actitud, el ministro también tenía la oportunidad de decírmelo. Lo que hubo fue eso, nada más", reveló.

Aseveró luego que tampoco puede hablarse de una renuncia indeclinable, "porque fue algo absolutamente concensuado; todas las renuncias son indeclinables, lo que sí voy a quedar siempre a disposición del gobernador para lo que él necesite, en el tiempo que yo pueda y mi estado de salud me lo permita. Lo único que yo puedo hacer es agradecerle al gobernador, no sólo la amistad, la confianza, con todo este tiempo que el me ha honrado y me ha distinguido en la parte personal y el haberme designado en este cargo. Yo he tratado de darle lo mayor, todo lo que he podido de mi actividad física e intelectual".

"Lamentablemente ahora no puedo seguir en este cargo, pero voy a permanecer, durante todo el tiempo que pueda y el gobernador lo requiera al lado de él, ayudándolo, asistiéndolo en lo que él me necesite. La amistad va a perdurar con él porque siempre hemos sido amigos", concluyó.

Comentá la nota