Renunció el director del Hospital Pediátrico

El director del Hospital Pediátrico, Ernesto Ruiz Díaz, advirtió que el nosocomio está colapsado y confirmó que por esa razón presentó la renuncia al cargo ante las autoridades del Ministerio de Salud. Dijo que el edificio donde funciona el hospital quedó obsoleto y que en los últimos meses hubo un fuerte éxodo de profesionales.
Así lo señaló ayer en una asamblea con el personal, que respaldó su gestión y reclamó cambios en las políticas de salud pública.

"Sí, presenté la renuncia, pero no quiero hablar de ese tema, porque considero que el problema excede la gestión de un director. Cualquiera que se haga cargo de la dirección se va a encontrar con los mismos problemas. La solución pasa por planificar a largo plazo y darle la importancia que se merece a la salud pública", sostuvo Ruiz Díaz.

En el Salón de Actos del Hospital Pediátrico "Avelino Castelán" colmado por el personal, Ruiz Díaz ofreció una conferencia de prensa junto a otros directivos del nosocomio "para explicar a la comunidad el serio problema que atraviesa el Pediátrico".

Explicó que el nosocomio tiene 78 camas, mientras que en los últimos dos meses hubo más 100 pacientes internados por día, en un contexto sanitario que, para colmo, se vio agravado por la epidemia de gripe A y por el aumento de las enfermedades respiratorias en general.

"Estamos atravesando un momento muy difícil, desde hace dos meses que estamos con una capacidad que supera el ciento por ciento de la internación", remarcó el director, quien aclaró que hasta ese momento no había sido aceptada su renuncia.

También recordó que la unidad de cuidados intensivos y los distintos servicios tienen inconvenientes por el aumento en el número de pacientes.

Exodo de profesionales

Otro de los problemas que señaló del director fue el éxodo de profesionales que se registró en los últimos meses, como consecuencia de las dificultades del hospital. "Sólo en este año se fueron diez profesionales. Esto demuestra que hay que tomar medidas para retener al personal", sostuvo.

"Hay que sentarse a planear a futuro, estos problemas no vienen de ahora, sino que es una situación que viene de arrastre. Es un tema complejo que tampoco se soluciona con un edificio nuevo. Tenemos, por ejemplo, un atraso de muchísimas cirugías en chicos, y todos los días recibo permanentes reclamos de pacientes. Tratamos de dar respuestas, pero lamentablemente el hospital está colapsado", remarcó.

El personal, reunido en asamblea, reclamó "la urgente refacción" del edificio de la calle Juan B. Justo, y la pronta construcción del nuevo Hospital. Los trabajadores autoconvocados, en tanto, subrayaron que las carencias afectan a la calidad de atención por lo que finalmente los únicos perjudicados son los niños de la región.

Recordaron que si bien es un pedido concreto para las actuales autoridades de la provincia, se trata de una promesa incumplida por todas las gestiones desde hace 25 años a la fecha. En tal sentido, recordaron que en el año 1979, cuando fueron trasladados a donde funcionan actualmente, la promesa había sido que sería transitorio por cinco años.

Hoy, la demanda de atención se ha incrementado mucho así como también la población del hospital pero el edificio sigue siendo el mismo. Por otra parte, recordaron que en diversas ocasiones recibieron el compromiso por parte de distintos gobiernos de construir un nuevo lugar para que funcione la institución, como así también de refaccionar el actual pero todo quedó siempre en la nada.

Incluso contaban con artículos y notas en las que distintas autoridades se comprometieron a mejorar la situación del hospital, como la ex ministra Sandra Mendoza que en el mes de enero aseguró que en diez días comenzarían las refacciones o el actual titular de la cartera Francisco Baquero que en el mes de junio dijo que estaban preparando los pliegos de licitación para el nuevo edificio.

"Tenemos un grupo humano excelente pero no podemos desarrollar nuestra actividad. No queremos confrontar sino mostrar como estamos trabajando", dijo ayer el director Ruiz Díaz.

Por su parte, el encargado de laboratorio, Carlos Díaz, explicó que el hospital tiene muchas falencias, algunas a nivel estructural del propio edificio y otras referidas a los espacios en los que se fue construyendo a medida que crecía la demanda.

Comentá la nota