RENUNCIO EL AUDITOR GENERAL DE LA MUNICIPALIDAD

Sergio Pinto presentó su renuncia indeclinable al cargo de Auditor General de la Municipalidad de Quilmes, por razones personales.
Nunca pudo siquiera presentar un informe público de su gestión, aún en el caso de su promocionada investigación sobre seis millones de pesos que la administración anterior destinó a la remodelación de las plazas céntricas de Quilmes.

Se fue el único funcionario que aunque sea nominalmente tenía la responsabilidad de actuar en contra de la corrupción estructural del Estado.

Incómodo por no haber logrado la autarquía de su cargo, desde un primer momento, Pinto se mostró indeciso en cuanto a su verdadera función dentro del gabinete. Su cargo, igual que la Defensoría del Pueblo y los Tribunales de Faltas Municipales, depende del Secretario Raúl Oviedo, responsable del área de Gobierno.

Comentá la nota