Renunció Abel Posse

Dejó su cargo de ministro de Educación porteño, tras haber pronunciado polémicas declaraciones que pusieron a varias figuras políticas en su contra.
El ministro de Educación porteño, Abel Posse, renunció ayer a su cargo y será reemplazado por el diputado nacional de PRO Esteban Bullrich, confirmaron ayer diferentes fuentes oficiales y políticas.

La salida de Posse, que fue cuestionado por los gremios docentes, el gobierno nacional y la totalidad de los dirigentes de la oposición, se conoció anoche pero se hará oficial recién hoy, cuando el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, brinde una conferencia de prensa a las 9,15 en el microcine del gobierno de la Ciudad.

Posse, de 75 años, había asumido el cargo el 11 de diciembre pasado. Sin haber cumplido dos semanas en el cargo, renunciará tras haber pronunciado polémicas declaraciones sobre derechos humanos, que provocaron diversas críticas de sus opositores.

Bullrich, en tanto, se reunió ayer con el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, quien le confirmó su designación y expresó sus objetivos en la cartera educativa.

Según las fuentes consultadas, Macri le haba ofrecido al legislador nacional el cargo de ministro de Educación cuando fue desplazado Mariano Narodoswki, involucrado por la Justicia en una causa por espionaje telefónico.

Sin embargo, en aquel momento Bullrich desestimó de asumir la responsabilidad, tal como hicieron otros dirigentes del PRO.

Bullrich, un político cercano a Rodríguez Larreta dentro de la estructura del PRO, fue elegido diputado nacional en 2005, pero tres años después presidió durante seis meses el ministerio de Desarrollo Social porteño.

Un día antes de asumir, Posse había acusado al kirchnerismo de "no reprimir" para enfrentar el problema de la inseguridad y de "infectar con un virus ideológico" la lucha contra el delito, "imponiendo la visión trotskoleninista de demoler las instituciones militares y la policía".

En una columna periodística, Posse repudió lo que denominó los "guerrilleros que rodean a los K", y responsabilizó a "los Kirchner" de no contener la ola de violencia ni las protestas sociales. Además, aseguró que "cuando el gremio" docente "negocia" aumentos salariales "con los chicos en el medio, es como si alguien les pusiera un revólver en la cabeza".

Las diferentes declaraciones provocaron reacciones y polémicas, pese a lo cual Posse comentó que no se arrepentía.

El secretario adjunto de CTERA y legislador porteño por el kirchnerismo, Francisco Nenna, rechazó la designación de Posse "por su perfil fascista y represivo", y preanunció "graves conflictos' si el escritor permanecía en el cargo.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró a Posse como un "faccioso", un "misógino" y un "enorme burro" con una "dudosa formación democrática".

La renuncia de Posse, fue calificada ayer por CTERA-Capital como "un triunfo de la democracia". El secretario adjunto de CTERA-Capital, Alejandro De Michelis dijo que "creemos que esta renuncia es un triunfo de todas aquellas organizaciones sociales, de derechos humanos, políticas y sindicales que hemos exigido la renuncia de Posse'. "Realmente hemos logrado que el gobierno porteño retroceda en esta designación", agregó, y sostuvo que "las palabras Nunca Más no deben ser olvidadas".

Comentá la nota