Renuncias, chicanas y dudas en el Concejo Deliberante

El oficialismo consiguió aprobar el proyecto para el polémico Parque Industrial en la zona de Poblet. Una iniciativa que deja varias dudas sobre la posible contaminación del acuífero Puelche. La renuncia del secretario administrativo del cuerpo retrasó la sesión casi nueve horas.
Desde temprano, los concejales entraban y salían de los despachos. Dos temas marcaban la agenda: las 129 licencias para taxis y la creación del Parque Industrial del Sur. Todo se desarrolló entre discusiones, idas y venidas. Cerca de las 14 se realizó una sesión de tierras a las Madres de Plaza de Mayo. Todo lo demás fue rosca política y desinformación. La sesión debía iniciarse a las 13 pero comenzó casi nueve horas después.

Pasadas las 19 trascendió la renuncia de Fernando Paladino, secretario administrativo del Concejo Deliberante. A partir de ese momento, el desconcierto reinó en el primer piso de la Municipalidad. Si bien Paladino adujo motivos personales, varios rumores indicaban que existieron ‘inconvenientes técnicos’ que lo habrían obligado a pedir la renuncia.

Según trascendió las discusiones y las internas dentro del oficialismo llegaron cuando desde la presidencia del Concejo se mencionó el nombre de Walter Pardo (secretario privado del presidente del cuerpo Javier Pacharotti) como reemplazo de Paladino.

En el oficialismo habría existido un fuerte malestar por que desconocían de la renuncia. Más tarde, el propio funcionario diría a la prensa que ‘la renuncia fue por razones personales. Además agregó que ‘varios concejales sabían de su decisión de renunciar’. El reemplazo fue rechazado por la concejala oficialista Teresa Razzari quien más tarde estuvo ausente en la sesión. Incluso trascendieron fuertes discusiones entre Javier Pacharotti y la titular del bloque oficialista, Susana Gordillo.

En el recinto, el concejal de la Coalición Cívica, Oscar Negrelli, lamentó la salida de Paladino. ‘Hemos encontrado responsabilidad y acompañamiento’, dijo. Además pidió ‘que en función del control y la transparencia el reemplazo sea nominado por la principal fuerza de la oposición’. Esta moción no reunió los votos necesarios.

En el mismo sentido, Gonzalo Atanasof dijo que existió de parte de Paladino una búsqueda permanente de soluciones. ‘Nos enteramos hoy (por ayer), incluso primero pensamos que era un chiste’, dijo Atanasof.

Polémico Parque Industrial

El tema que generó las diferencias entre los concejales (tanto del oficialismo como de la oposición) fue la creación del Parque Industrial del Sur, un polémico proyecto para instalar un polo productivo en una zona rural de Poblet .

Entre los argumentos esgrimidos por la oposición, manifestaron que el expediente actual no tiene mayores diferencias respecto al texto vetado por el ex intendente Julio Alak

Si bien desde el oficialismo sostenían que sólo se iban a instalar empresas no contaminantes, en el expediente constaba con algunas especificaciones que determinaban lo contrario.

En el texto, al que Hoy pudo tener acceso, constaba una carta de Carlos Rodríguez, presidente del Parque Industrial del Sur en el que estipulaban que existen ‘empresas del sector agroindustrial que han demostrado interés’ para realizar inversiones en el parque. Además, en la foja 8 del expediente se destaca una fábrica de contenedores de plástico.

Precisamente, la contaminación fue el eje central del debate. La concejala de la Coalición Cívica, Susana Sánchez, dijo que el expediente menciona ‘medidas mitigadoras’. Esto es según dijo- ‘aplacar, disminuir la intensidad, la importancia de algo’ y agregó que ‘se está aceptando y reconociendo que habrá contaminación. A confesión de parte, relevo de pruebas’, dijo.

El concejal Oscar Negrelli dijo que el oficialismo ‘sigue con la lógica de la no fundamentación de los proyectos. ¿Cuál es el proyecto productivo, cuál es el proyecto industrial, hacia dónde va orientado el empleo’, preguntó Negrelli. ‘La ausencia más notable es la de un proyecto productivo. Quizás dentro de cuatro meses estemos discutiendo una fábrica de barriletes chinos en Plaza Moreno’, dijo.

La defensa del proyecto vino de Javier Scaramutti. El concejal reconoció la falta de un proyecto productivo para la ciudad. Aunque, según dijo ‘Si la gestión no tiene un proyecto productivo no es un problema nuestro’. Finalmente el proyecto fue aprobado con 15 positivos y 7 negativos

Comentá la nota