La renuncia de la única oncóloga del Hospital comienza a generar preocupación en los pacientes

Se confirmó ayer el alejamiento de la especialista del área, aunque todavía no fue presentado de manera formal. Autoridades sanitarias aseguran que «no se verá afectado el servicio». Pero desde el Centro de Ayuda al Paciente Oncológico (CAPO) manifestaron su profunda preocupación; piden una urgente solución y expresaron el rechazo a volver a ser atendidos por médicos itinerantes.
La confirmación de la renuncia de la doctora Marina Allen, la única especialista en Oncología con la cual contaba el Hospital Regional de la ciudad hace menos de dos años, comenzó a generar gran preocupación en los pacientes que tienen cáncer y aquellos que tuvieron la enfermedad y deben ser controlados con regularidad, que en Río Grande suman más de 400.

La subsecretaria de Gestión Sanitaria Zona Norte, Cristina Aguado, señaló ayer que, a pesar del alejamiento de la médica, el servicio no se verá afectado para los pacientes de la ciudad; y que se coordinará su continuidad con la profesional de la misma rama que se desempeña en el nosocomio de Ushuaia, tal como se hacía en años anteriores.

Sin embargo las respuestas oficiales no son las que los enfermos oncológicos esperan, ya que evalúan como un «retroceso» en su atención la posibilidad de volver a tratarse con médicos itinerantes que vienen cada 15 ó 20 días.

Desde el Centro de Ayuda al Paciente Oncológico (CAPO), Rosa, una de sus referentes, fue quien recordó que antes de contar con la doctora Allen en la ciudad los atendía una médica itinerante y era motivo de reclamos constantes. «Esto es un retroceso, quién nos controlará los días en que la oncóloga que venga no va a estar; el cáncer no puede esperar una semana ni dos, los estudios tienen que ser realizados y que haya un especialista que haga el diagnóstico de inmediato porque si hay algo malo hay que tratarlo inmediatamente», describió.

Hasta el momento la solución que plantean las autoridades sanitarias es que, «como en otras oportunidades en que hemos compartido profesionales entre ambos nosocomios, así tendremos que hacer en este caso; a la vez que tendremos que incluir apresuradamente el servicio de oncología dentro de la convocatoria de profesionales que realizaremos próximamente», dijo Aguado.

La renuncia

Aunque la médica Marina Allen no ha presentado todavía la renuncia de manera escrita en la dirección del Hospital por encontrarse de licencia, asegura que la determinación está tomada y de hecho ya fue dialogado con las autoridades hospitalarias.

Los motivos -asegura- «son un conjunto de cosas», pero sin dudas todas ellas evitables, más aún ante la necesidad que tiene el nosocomio de este tipo de especialidades complejas.

La respuesta de las autoridades ante la decisión de la doctora Allen sólo fueron críticas. Cristina Aguado calificó ayer como «lamentable que haya presentado su renuncia de esta manera y no haciéndose cargo como cualquier empleado que tiene que presentar un preaviso que, en este caso, tiene que ser de 30 días, para ver los pacientes que tiene cómo van a seguir».

El detonante de la renuncia fue un pedido de comisión de servicios para viajar a Alemania a un Congreso Internacional de diez días, que fue rechazado por Aguado debido a que una comisión implica el pago de los días en los que la médica no atiende, en este caso argumentando que ya había viajado a otras capacitaciones a lo largo de este año.

La funcionaria remarcó que «la doctora puede hacer uso de sus vacaciones, artículos, hay un montón de posibilidades dentro de la Administración Pública para usufructuar de otros días».

En este sentido Allen aclaró que «está establecido en la ley que tenemos como médicos el derecho y la obligación de formarnos, por lo tanto corresponde la comisión de servicios que ellos me deberían haber dado».

La médica, que también integra la Asociación de Profesionales, asegura que la comisión que le fue denegada no es el único motivo de su renuncia. «Lo venimos hablando hace meses, hay razones desde internas, en el equipo que se había conformado de oncología con enfermeras, secretarias, donde había cambios permanentes», apuntó. Pero el económico era otro de los factores, ya que Allen fue una de las especialistas que en las votaciones por medidas de fuerza admitía que podría llegar a dejar el Hospital.

Comentá la nota