La renuncia de Caballero como rector de la Unam es inminente

Posadas (El Territorio). La renuncia del rector de la Universidad Nacional de Misiones (Unam), Aldo Luis Caballero es inminente y en los pasillos de la casa de altos estudios ya lo dan como un hecho seguro.
Nuevamente sería el esperado y retrasado informe de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) el que lo impulsaría a dejar el cargo, tras dos años de asumir. Fuentes cercanas a la gestión de la Unam, indican que “es inminente la renuncia de Caballero, sólo falta encontrar la salida más ordenada”.

Hoy se concretaría una sesión ordinaria del Consejo Superior, en la que un grupo de docentes exigiría que se dé a conocer el informe de la?Sigen. Los rumores de que el informe sería de duros términos para Caballero, sobrevuelan por los pasillos de la Unam desde que la Sindicatura comenzó a evaluar el desempeño de esta institución, pero en los últimos días, un hecho provocó que las voces de la renuncia se levantaran con más fuerza.

El 11 de diciembre se tenía que reunir la comisión de seguimiento de la gestión, conformada por los decanos de las facultades que componen la Unam, para que se diera a conocer el informe de la Sigen, pero el 10 de diciembre se postergó para pasarla al 29 del mismo mes.

Primer indicio de que algo no andaba bien, el Consejo Superior ya definió, como es su facultad, el período de receso administrativo de la Universidad que comienza el 26 de diciembre. Por lo que el Rector convoca a una reunión en pleno receso. Esto no sólo despertó sospechas y polémicas, sino que molestó sobremanera a los decanos. El segundo indicio, fue la suspensión de la reunión. Se notifico vía telefónica la noche del 10 de diciembre, sin dar mayores detalles.

Los decanos presionan para adelantar la reunión ya que, de renunciar el Rector a su cargo, se debería convocar a una sesión extraordinaria del Concejo Superior para aceptar o no la renuncia y elegir un sucesor antes del receso. Si Caballero dimite, al no haber Vicerrector, por la renuncia de Aldo Montini, la Unam quedaría acéfala, cosa que no debería suceder, y que de producirse traería muchísimos problemas al funcionamiento de la institución.

Uno de estos problemas complicaría más aún la situación económica de la Universidad llevándola a quedar paralizada, ya que en enero ingresa la primera partida de fondos de la Nación, y si no hay un Rector a cargo que acuse recibo del dinero para comenzar el año 2009, no entraría los fondos a la casa de altos estudios.

Ayer por la mañana, en la oficina de reuniones del rectorado, Caballero debatió el tema con sus funcionarios y los integrantes de la línea interna que lo llevó a estar al frente de la gestión. Decanos amigos, no docentes, docentes, secretarios, consejeros superiores de la línea interna, confluían en la sala de reuniones buscando una salida ordenada a la situación.

Según la línea sucesoria formal de la Universidad, quien debería hacerse cargo de la gestión, ante un eventual alejamiento del Rector, es Javier Gortari, decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales; y miembro de la misma línea política que Caballero. Pero Gortari, según fuentes internas, no lograría el apoyo necesario del Consejo Superior para llevar adelante una gestión como él pretendería.

El siguiente en la lista es el decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales, Andrés Linares, quien ya fue rector de la Unam; pero pertenece a la línea opositora, por lo que la actual gestión no tiene intenciones de cederle el espacio. La otra posibilidad es llegar a la convocatoria de una sesión extraordinaria del Consejo Superior y definir entre los posibles candidatos por medio del voto de los consejeros. Pero este sistema tampoco convence a las autoridades actuales ya que no cuentan con mayoría automática para imponer su candidato.

Así, por estos días y en medio de una cada vez más áspera y tensa “rosca política”, desde la Unam buscan una salida a la difícil situación, que tuvo sus inicios allá por enero cuando decidieron realizar el autopago, que diera a conocer desde sus orígenes el diario El Territorio.

Panorama negro

El informe de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) está concluido. Según fuentes universitarias, es un punto de quiebre de la gestión de Aldo Caballero al frente de la Universidad Nacional de Misiones (Unam). En el informe se critica duramente, desde la Nación, la gestión del rectorado, por mal manejo de dinero, por el auto pago a los funcionarios políticos con dinero que tenía otro destino, deudas que ascienden a los 15 millones de pesos, por una multa de 700 mil pesos fijada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), por una evasión, entre otros manejos turbios que conforman, el más duro informe recibido por una gestión de ésta Universidad.

Además, se descubrieron aportes financieros excesivos para jornadas de poca envergadura o viáticos exagerados, entre otros.

Comentá la nota