Una renuncia que abre un interrogante en Córdoba

Ricardo Jaime renunció ayer a la estratégica Secretaría de Transporte de la Nación, y las preguntas que despierta esta dimisión van mucho más allá de las "razones personales" que informó lacónicamente el funcionario, en particular porque en Córdoba es uno de los referentes principales del kirchnerista Frente para la Victoria, y un aliado imprescindible para que el intendente Daniel Giacomino pueda redondear una buena gestión al frente del Palacio 6 de Julio.
Aunque Jaime, a pesar de su renuncia, ratificó que seguirá trabajando políticamente en Córdoba junto a Eduardo Accastello, con quien comparten el kirchnerista Frente para la Victoria (alianza partidaria que también la compone Giacomino), es notorio que ahora carecerá de la potestad que le confería su función en el gobierno nacional. En lo político, una de las preguntas está despejada, y el secretario de Transporte trabajará con el Frente para la Victoria en esta provincia; pero esto no indica que podrá pasar con el respaldo que le otorgaba a Giacomino, después que él se subió al tren K.

El lord mayor del Palacio 6 de Julio, con las arcas municipales virtualmente tomadas por el Suoem y su socio Luis Juez, fue beneficiario de varias manos que le tendió Jaime, ya que sólo no hubiese podido realizar ninguna obra por falta de dinero. La más importante es, sin dudas, la reciente puesta en marcha del ferrourbano.

Dicho de otra manera, Jaime, al trabajar para hacer política en Córdoba, siempre se preocupó para que sus aliados, en este caso Giacomino, tuvieran el oxígeno financiero suficiente para poder mostrar algo de gestión, y de paso contrastar con la nula administración que desplegó el rival común, Juez.

Así, entre los proyectos imaginados desde la Secretaría de Transporte y el ministro Julio De Vido, figuraban el tren bala, el subterráneo. Sin dudas, la crisis financiera global obligó, ante la falta de créditos o inversiones internacionales, a guardar estas iniciativas en el cajón hasta que mejoraran las condiciones internacionales y del país.

Queda la duda si el sucesor de Jaime, recientemente designado, Juan Pablo Schiavi, estará dispuesto a ayudar a Giacomino en la medida que lo hacía Jaime. De esta respuesta depende mucho el futuro del intendente municipal, y del Frente para la Victoria en Córdoba.

Comentá la nota