Rentas salió a ejecutar sin aviso administrativo

Por primera vez, fue directamente a la Justicia. Son más de 12 mil deudores, por 33,3 millones de pesos.
Con la mira puesta en bajar el 60 por ciento de morosidad actual, la Dirección General de Rentas mandó a ejecutar judicialmente a más de 12.500 contribuyentes que le deben impuestos al fisco. La novedad más importante es que, por primera vez, lo hizo sin mandar la tradicional notificación por vía administrativa que pone en preaviso al moroso de la futura demanda, por lo que se enterará cuando la causa ya esté en la Justicia. La medida permite evitar desgastantes pasos burocráticos y ahorrar dinero en el servicio de correo.

Rentas mandó en las últimas semanas 12.740 ejecuciones a Fiscalía de Estado, que es la repartición que representa a la provincia en los litigios judiciales, por un monto total de 33,3 millones de pesos de deuda que venció entre diciembre de 2004 y el mismo mes de 2007. En todos los casos se restringen a dos impuestos: Radicación del Automotor, más conocido como patentes, e Inmobiliario.

El mecanismo que se puso en práctica para lograr que los morosos se pongan al día implica un cambio respecto al que se venía utilizando. Antes, Rentas le notificaba vía correo al contribuyente que tenía una deuda y que si no la pagaba, iba a ser ejecutado. Y si no cancelaba, recién ahí se interponía la demanda judicial.

Ahora, el mecanismo es mucho más rápido. Como la Ley Impositiva Anual faculta a Rentas a fijar los vencimientos de los tributos y son de público conocimiento, es decir la gente está al tanto de cuándo debe pagar, no hay notificación en la etapa administrativa. Cuando el contribuyente cae en mora y con el paso del tiempo mantiene esa condición, el Estado directamente lo demanda en la Justicia y es notificado cuando el proceso está en marcha.

El director de Rentas, Adrián Villegas, explicó que sin la notificación administrativa ganan en agilidad operativa y evitan un paso que dilata el proceso de cobro. Además, aseguró que implicará un ahorro para el Estado, ya que no deberán gastar en pagarle al correo por notificar a los deudores.

El cambio se dispuso luego de un gran dolor de cabeza para la recaudación local. Al menos 30 millones de pesos quedarán este año sin poder cobrarse por un fallo de la Corte de Justicia, que declaró inconstitucional el artículo del Código Tributario que fijaba los plazos para cobrarle a los morosos. La resolución le abre la posibilidad a los contribuyentes de plantear la prescripción en cientos de causas en las que al Estado se le venció el término para exigir la deuda.

Con el Código Tributario ya adaptado a lo que dice el fallo de la Corte, en el gobierno giojista prometen una política de cobro más agresiva para el año que viene, con la meta de llegar a 501 millones de pesos, y ya están preparando miles de demandas más. Con ese argumento, no se contemplaron aumentos en los impuestos a cambio de salir a cobrarle a todos para achicar el alto índice de morosidad que hay. Según Villegas, 6 de cada 10 contribuyentes no están al día.

Desde ahora, si el deudor no pasa por Rentas a cancelar lo que le reclama el Estado, será demandado en Tribunales sin ninguna advertencia administrativa. Y si en esa instancia se allana y quiere pagar para evitar que el proceso continúe, y en consecuencia aumente los gastos por honorarios profesionales, gastos del juicio e intereses que deberá pagar, podrá ir a Fiscalía de Estado y acordar un plan en cuotas para regularizar su situación.

Comentá la nota