Rentas reduce los plazos para intimar más rápido a deudores

Luego de aceitar el mecanismo con Fiscalía de Estado, Rentas podrá enviar a ejecución luego de realizar dos notificaciones de pagos a contribuyentes morosos al 31 de diciembre de 2008. Con esta modificación se intenta aumentar la recaudación y evitar más prescripciones de pagos.
En más de una oportunidad se escuchó hablar a funcionarios de la Provincia respecto a la lentitud del sistema a la hora de exigir el pago de deudas a morosos del fisco provincial. Es más, muchas fueron las deudas que terminaron prescribiendo por los problemas a la hora de intimar judicialmente a los morosos. Pero, al parecer, ahora se encontró la vuelta para poder simplificar los pasos y en un lapso no mayor a los cuatro meses, intimar judicialmente las deudas del ejercicio vencido.

Según explicaron las autoridades de la Dirección de Rentas, si hasta el momento no se registran pagos de las deudas vencidas al 31 de diciembre de 2008, se enviarán dos notificaciones antes de llegar a la intimación judicial, todo este proceso en un lapso de tiempo no mayor a los cuatro meses. De esta manera se estarían reduciendo los plazos de ejecución sensiblemente, dejando atrás procesos que demandaban años, con un gran porcentaje de las deudas exigibles prescriptas.

"La idea es, sobre todo en los impuestos de automotor e inmobiliario, hacer dos intimaciones. Concretamente vamos a enviar una notificación. Luego, en caso de no recibir respuesta alguna por parte del contribuyente, vamos a volver a notificarlo. Y si la situación se mantiene, en la tercera notificación emitiremos un certificado de ejecución. Es decir, al momento de recibir el contribuyente moroso la notificación de pago se adjuntará el certificado de ejecución, donde les aclaramos que ésa es la última oportunidad. Si no hay respuesta con esta modificación, en un término no mayor a 60 días ya se estará ejecutando la deuda", informó el director de Rentas, Adrián Villegas.

Hasta abril la deuda generada por las declaraciones juradas presentadas y no pagadas superaba los 20 millones de pesos. Pero además se calcula que la cifra podría llegar a los 70 millones si se hace la suma total de todos los impuestos que la Provincia recauda.

Pero la nueva metodología sería implementada de forma escalonada y progresiva. "Lo que primero estamos haciendo es tratar de recuperar deuda generada en los impuestos sobre los ingresos brutos, tanto a grandes contribuyentes como a aquellos que se encuentran dentro del convenio multilateral. Concretamente estamos hablando de contribuyentes que han presentando sus declaraciones juradas, con un monto a pagar, y que hasta el momento no han efectivizado el pago respectivo", dijo Villegas.

La crisis impacta en la recaudación

Tal cual viene ocurriendo en la Nación, sucede en San Juan. La desaceleración de la economía ha generado una disminución de los impuestos que las administraciones venían recaudando mes a mes, en los anteriores meses y años, por lo que los ingresos de recursos a las arcas públicas vienen resintiéndose.

"Yo se que puede ser un poco difícil el pago de los impuestos en esta clase de situaciones. Entiendo que en estas circunstancias se dejan de lado las obligaciones para redefinir las prioridades. Pero por nuestra parte no podemos dejar prescribir ningún tipo de crédito, ni de exigir el pago de los impuestos que establece la ley. Es por ese motivo que salimos a cobrar y a intimar a los contribuyentes que no están al día", aclaró Villegas.

Lo cierto es que el funcionario que tiene a su cargo el exigir el pago de un impuesto, ya sea de rentas o de Fiscalía de Estado, tiene la obligación de hacer todo lo posible para que el contribuyente cumpla con su obligación. De lo contrario caería en la figura de incumplimiento de los deberes de funcionario, generando un perjuicio al Estado y debiendo responder personalmente ante la ley.

Comentá la nota