Rentas espera recaudar 176 millones más

Ingresos brutos aumentará un 10 por ciento y patentes prácticamente no mostrará variantes. Obtener una licencia de conducir se incrementará hasta un 60 por ciento. Fuerte suba para cotos de caza.
Los distintos gravámenes que La Pampa recaudará en 2009 –impuesto inmobiliario básico, patentes, ingresos brutos y sellos– crecerán un 32 por ciento con respecto al año pasado, pasando de 746 a 570 millones de pesos, es decir 176 millones más. Otros rubros no impositivos (tasas retributivas de servicios, venta de electricidad de la Administración Provincial de Energía y contratos petroleros, entre otros) también mostrarán subas.

La mayor recaudación provendrá de varios frentes, pero los que más tocan al bolsillo son todavía poco conocidos por ser época vacacional y de oficinas cerradas. La suba promedio irá del 20 al 30 por ciento, aunque también hay casos testigos insólitos.

Por ejemplo, obtener una licencia de conducir en el marco del Consejo Provincial de Tránsito subirá un 60 por ciento; inscribirse como licitador en el Ministerio de Obras y Servicios Públicos, entre un 92 y un 145, y registrarse en Recursos Naturales (caza), del 100 al 147. Las infracciones y penalidades tributarias subirán un 20 por ciento. La única buena: hay vehículos con valuaciones que se incrementaron hasta un 333 por ciento, pero la Dirección General de Rentas “sólo” aumentará el gravamen el 35 por ciento.

Aunque haya sido eclipsada en la Legislatura por el debate sobre el presupuesto y el cálculo de recursos, la Ley Impositiva 2009 tendrá retoques peculiares. Se modificarán las bases imponibles sobre las que se aplican los gravámenes, mínimos no imponibles e importes fijos, según lo permite el Código Fiscal.

Si bien aquél no contempla incrementos de alícuotas, hay modificaciones (aumentos del 18 por ciento) en ingresos brutos (mínimos mensuales), inmobiliario básico urbano, rural y sub-rural (impuesto mínimo), vehículos (valuaciones) y sellos.

Las modificaciones están lejos por sobre la inflación (7,2 por ciento según el Indec) y deberán ser afrontadas con tributos que aporta el sector privado (personas físicas y jurídicas). No habrá incremento de la presión fiscal nominal, lo que volverá menos contractiva la economía. Sin embargo, las metas presupuestarias apuntan a un mayor uso de las herramientas disuasivas y compulsivas que la legislación le confiere en la lucha contra la evasión.

Mínimos y tasas.

El primer anticipo para el pago de ingresos brutos operará a partir el 15 de marzo (sobre facturación del mes de enero). Cuando llegue esa fecha muchos se desayunarán que los importes mínimos mensuales crecerán en promedio un 10 por ciento.

Para las actividades gravadas con alícuotas del 15 por ciento, pasarán de 1.040 a 1.144 pesos mensuales de mínimo; con alícuotas del 7,5% subirán de 720 a 792; las de alícuotas del 4,1 por ciento, e 75 a 82 y las de alícuotas gravadas con el 2,5 por ciento (obligados directos) de 50 a 55 pesos como mínimo mensual.

También aumentarán en igual porcentaje los mínimos especiales, y en lo que refiere a las tasas retributivas de servicios que presta la administración y la justicia (actos y contratos en general) tendrán en promedio un aumento del 20 por ciento, con picos del 60 (licencia de conductor en el marco de los convenios de las comunas y el Consejo Provincial del Tránsito). Además habrá tasas específicas de este gravamen que se incrementarán hasta un 147 por ciento.

El impuesto a los sellos fue establecido en el Título IV del Libro Segundo del Código Fiscal de La Pampa y en la mayoría de los casos refiere a la suba que conllevan todos los actos y contratos en general; ya sea sobre inmuebles, operaciones de tipo comercial y bancario, tasas de profesionales, tasas retributivas de servicios de carácter administrativo y de servicios especiales de cada uno de los ministerios, tasas comunes y especiales de justicia, servicios especiales y los servicios profesionales.

Pero los que más sufrirán el incremento de los importes de las tasas por servicios de inspección y habilitación anual serán los cotos de caza (tasas de recursos naturales). De acuerdo a cada categoría aumentarán entre un 85 y un 147 por ciento.

Los cuatro básicos.

Para las arcas de la provincia el crecimiento de la recaudación por ingresos brutos será cardinal (estimada en 285 millones de pesos), aunque podría haber sido mayor si no caían los precios internacionales de los dos soportes económicos (granos y petróleo). Aún así, los impuestos inmobiliario (48 millones), sellos (67) y vehículos (37,2) también crecerán. Entre los no tributarios la suma se calcula que llegará a 306 millones (prestación de servicios policiales, contratos petroleros, A.P.E., recaudación servicios de salud pública y otros). El total previsto a recaudar será de 745 millones de pesos, es decir un 32 por ciento más que en 2008.

Los actos y contratos sobre inmuebles, en lo que respecta a la valuación especial, subirán para los urbanos y suburbanos un dos por ciento promedio y para los rurales y sub-rurales un 25 por ciento. Con respecto a las valuaciones fiscales, para recomponerlas y acercarlas a los valores de mercado en los inmuebles urbanos también aumentarán.

En sellos, para cada uno de los actos, contratos y operaciones gravadas, el tributo mínimo subirá un 18,5 por ciento, aunque con un ajuste en los coeficientes para obtener las valuaciones especiales de inmuebles urbanos, suburbanos, rurales y sub-rurales.

Lo beneficioso para una buena parte de la población que habita viviendas públicas será que a partir de este año se reducirá a alícuota a “cero” en los boletos de compraventa para la transferencia de dominios recuperados por el Instituto Provincial Autárquico de Vivienda.

Con relación a los vehículos puede decirse que las alícuotas serán iguales a 2008, aunque la valuación de los mismos creció en promedio entre un 25 y 34 por ciento. En el caso particular de camiones y tractores, existieron aumentos en las valuaciones que fueron del 61 hasta el 333 por ciento, según el modelo y tipo de unidad. Ante aquel significativo incremento, Rentas tomará en cuenta el destino que tengan, fijándole un límite máximo de aumento del cargo del 35 por ciento, similar a la suba estimada de la recaudación de todos los impuestos para el próximo año.

Comentá la nota