Rentas espera una invasión de contribuyentes hoy y mañana.

Para acceder a la nueva moratoria, los interesados deben estar al día con los tributos de este año.
Los contribuyentes tucumanos que adeuden impuestos provinciales tendrán la opción de ponerse al día con el fisco a partir de la moratoria que lanzó la Direccion General de Rentas (DGR). Sin embargo, la incoporación de deudores a la moratoria implicará que los interesados tendrán que demostrar que están al día con los tributos que vencieron en el primer trimestre del año. Caso contrario, tendrán dos días -hoy y mañana- para regularizar esta situación para acogerse a los beneficios del plan de facilidades de pago. Es por eso que las autoridades de la DGR se preparan para contener un verdadero aluvión de contribuyentes que entre hoy y mañana buscarán no quedarse afuera del sistema.

El esquema se extenderá hasta el 31 de agosto próximo, en consonancia con el plan de facilidades de pagos instrumentado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El titular de la DGR, Pablo Clavarino, desechó la posibilidad de que pudiera decidirse una prórroga de la regularización de los impuestos de ete año. Según el funcionario, esta opción aún no está en análisis. No obstante, aseguró que el organismo está preparado operativamente para recibir las solicitudes de los deudores y, a la vez, emitir las facturas de este año. Esto comprende la primera y segunda cuota del impuesto Inmobiliario, la primera de Automotores y Rodados, y los vencimientos de todo el trimestre de los impuestos sobre los Ingresos Brutos y para la Salud Pública mañana. En anteriores regímenes, los deudores podían pagar las facturas que vencían ese año (la condicionalidad) en el mismo momento del acogimiento.

Los contribuyentes en mora le deben a la DGR unos $ 499,8 millones (a valores históricos), de los cuales un 75% es considerado deuda recuperable. El 25% restante comprendería a las empresas concursadas y quebradas que no fueron dados de bajas del padrón y a contribuyentes que declararon no poseer patrimonio alguno, aunque en este último caso se dictarán las ordenes de inhibición general de bienes. Sólo en los impuestos patrimoniales (Automotor e Inmobiliario) la deuda histórica asciende a $ 100 millones en los que unos 68.600 padrones registran vencimientos impagos en los últimos cinco años. Durante el primer bimestre del año, Rentas cobró impuestos por un total de $ 187 millones, un 18,5% más que en igual período del año pasado. El 70% de esos recursos corresponden a Ingresos Brutos, el tributo sobre la actividad económica.

En el caso de que un contribuyente haya accedido a otro plan con anterioridad, igual podrá refinanciar la deuda y, si caducó el anterior, tendrá otra posibilidad de pagar la deuda tributaria. La moratoria también permitirá que los contribuyentes de cualquier impuesto eviten la ejecución judicial de la deuda. Hay más de 15.000 demandas iniciadas por los abogados de Rentas en los Juzgados de Cobro y Apremios. Si el interesado se encuentra en juicio, podrá entrar a la moratoria, pero previamente tendrá que renunciar a toda acción o derecho, incluso el de repetición, y asumir el costo y el gasto causídico. A su vez, los empleadores pueden acceder a beneficios para el blanqueo del personal aún no registrado.

Rentas brinda la posibilidad de abonar la deuda al contado o en 60 meses (con garantías) o hasta en 48 meses. Si el contribuyenteo decide pagar de contado, se verá beneficiado con una reducción de hasta un 90% en el monto de los intereses acumulados si lo hace durante el primer mes. En cambio, si decide realizar pagos parciales, el monto se reducirá hasta un 70% si lo hace hasta en 48 meses o un 80% si abona la deuda durante este año. La cuota mínima se estableció en $ 16,67 para el Automotor e Inmobiliario; en $ 20 para Ingresos Brutos y Salud Pública y en $ 50 para Sellos.

Comentá la nota