Rentas y Catastro levantaron el paro

El subsecretario de Trabajo, en "El aire de la mañana", por Radio Noticias, anticipó que iba a convocar a representantes de ATE para dialogar sobre la situación en Rentas y Catastro "porque son ellos los que avalan el paro".
El funcionario explicó el problema con esas reparticiones se debía a que "estamos en un cuello de botella porque el reclamo se hace en base a un estímulo que está por ley y en los antecedentes que dan (los empleados de esos sectores), hacen referencia a la ley 24.241 que establece que el premio estímulo debe ser remunerativo y que los aportes están a cargo del personal".

El subsecretario dijo además que el gobierno pretendía encontrar un punto de equilibrio y planteó: ¿Era para llegar a una radicalización del conflicto como estamos hoy?".

"Pedimos generar una charla, pero con un paro por tiempo indeterminado donde se está afectando un servicio esencial del estado (recaudación)... Gente de Rentas ha estado conmigo y con el secretario general de Gobierno, los canales de diálogo están abiertos".

Apenas escucharon esto, alrededor de las 9.30, delegados de Rentas y Catastro se dirigieron a la Subsecretaría de Trabajo y pudieron conversar con su titular, que para entonces ya estaba reunido con Ricardo Araujo y Daniel Pérez, de ATE.

Según los trabajadores, coincidieron con Pedehontaá en que no se podía seguir llamando "premio estímulo" a lo que cobran mensualmente por fuera del básico y que una alternativa es modificar la ley para eliminar esa figura y establecer un adicional por la contraprestación horaria en un ente recaudador.

Otra de las posibilidades sería que el gobierno se haga cargo del aporte patronal sobre esa suma y los empleados del suyo. Además, pidieron un incremento de la masa a distribuir (actualmente es del 11 por mil de la recaudación del Impuesto Inmobiliario) que representa 50 mil pesos por mes.

Poco después de la hora 13, tal como se había comprometido, Pedehontaá se comunicó con los delegados en Rentas y Catastro para proponerles que levantaran la medida de fuerza y el lunes, a las 9, reunirse en la Secretaría General para analizar la salida conveniente para las partes. El ofrecimiento fue aceptado por las asambleístas que apostaron al diálogo, mientras que el gobierno consiguió descomprimir un frente de lucha estatal.

Comentá la nota