Rentas de la capital se levanta sobre las cenizas del Concejo

El edificio, que en 1999 había sido incendiado por los municipales, fue remodelado. Amaya dijo que los empleados trabajarán en un lugar óptimo y que los vecinos pueden ver adónde se invierten sus tributos
Cristian Acevedo está convencido de que el edificio era una ruina. Y tiene razón el encargado de la obra de remodelación, porque así lo demuestran las imágenes de archivo de LA GACETA. El 23 de setiembre de 1999, una multitud enardecida de empleados municipales incendiaba el local de 24 de Setiembre al 300, donde hasta ese momento funcionaba el Concejo Deliberante de la capital.

"Los manifestantes irrumpieron en el edificio, destrozaron muebles y oficinas, y quemaron documentación oficial", publicó LA GACETA al día siguiente del siniestro. Ahora, casi 10 años después el inmueble presume con un nuevo rostro. La fachada construida en paños de vidrio sobre estructura metálica de aluminio realza el frente del local, donde funcionará la Dirección de Rentas de la Municipalidad.

Hoy, a las 20, el intendente, Domingo Amaya, inaugurará el local que cuenta con planta baja, primer y segundo piso, patio interno, aire acondicionado y calefacción. Donde antes sesionaban los concejales, ahora es un amplio salón repleto de escritorios y de sillas para el personal. Anoche, los operarios aceleraban los últimos retoques para habilitar la instalación eléctrica y aplicar la etapa final de pintura.

En 1999, el entonces intendente Jorge Uasuf (FR) había dicho que el ataque contra el Concejo Deliberante "no fue producto de una acción espontánea, sino que fue organizado con premeditación".

Los manifestantes, en aquel momento, reclamaban el pago de haberes atrasados. Las marchas de protesta eran una constante día a día.

El nuevo frente vidriado permite ver, desde el segundo piso, las cúpulas de la iglesia de La Merced en la esquina de 24 de Setiembre y Rivadavia. "Se hizo revoque nuevo en las paredes, se cambiaron los sanitarios y se instaló un sistema contra incendios", precisó Acevedo.

El lunes abrirá sus puertas al público el nuevo local que tuvo una inversión de $ 1,4 millón. La distribución interna responde a las necesidades de comodidad que exige un edificio preparado para recibir a miles de contribuyentes.

El intendente Amaya resaltó el valor que tiene haber recuperado este edificio. "Esto significa un fortalecimiento institucional para que la gente que trabaja en esa repartición lo haga en un lugar óptimo; bajamos los costos de alquiler, porque ahora Rentas tiene casa propia y el contribuyente puede ver adónde se invierte el dinero cuando paga sus tributos", remarcó.

Comentá la nota