Renovarían a los secretarios administrativo y legislativo del concejo riograndense

Luego de las elecciones, desde el Concejo Deliberante de Río Grande, se tomarían medida correctivas en torno al funcionamiento de las secretarias del cuerpo. Especialmente la secretaría administrativa, que es la que mayor cantidad de situaciones conflictivas aporta a la institución.
RIO GRANDE.- En el marco de las diferentes acciones que se suscitan partir de la campaña electoral, en primer término el Concejo Deliberante, en busca de despolitizar lo que sería la sexta sesión ordinaria, decidió posponer la misma para el próximo día tres del mes de julio del corriente año.

Desde fuentes confiables señalaron a este medio que, "la medida se toma en busca de que las cuestiones relacionadas con la campaña electoral no afecten a la cuestión institucional del Concejo".

Más allá de esto, la cuestión subyacente y ligada de manera intrínseca con esta situación se relaciona con el papel que los secretario tanto administrativo como legislativo han jugado en los comicios que se definirán el próximo domingo.

Tanto Horacio Rizzo, encargado de manejar algunas cuestiones de campaña del PJ, hombre que en otro momento militara en las filas del sector emergente y fuera la mano derecha del concejal José "nato" Ojeda, que incluso lo sostuvo en medio de cuestiones incluso escandalosas, ahora alineado junto Rosana Bertone y su padre político Mario Daniele, según señalan algunos, incluso desde la misma interna partidaria, como Darío Farías, ligado al ARI y tesorero de la campaña del diputado Leonardo Gorbacz, no han podido, quizás preocupados por la cuestión electoral, el tiempo necesario a sus roles en el Concejo Deliberante y seguramente este es otro de los motivos que de una u otra manera afectan a la posposición de los que debiera ser la sesión ordinaria del cuerpo deliberativo riograndense.

En ambos casos, según se pudo conocer de manera extraoficial, habría una mayoría que permitiría, la remoción de ambos secretarios, tanto administrativo como legislativo. Fuentes confiables aseguraron que el más complicado es el ahora "danielista" Horacio Rizzo, quien después de la interna estuvo nuevamente al borde de abandonar su puesto.

Retrasos en los pagos a proveedores y profesionales contratados para asesoramiento por los concejales y una serie de desprolijidades administrativas ligadas a nuevos nombramientos para ocupar cargos jerárquicos recientemente dejados vacantes, suman algunos puntos para adelantar la salida de quien llegara al cargo de la mano de "nato" Ojeda.

Una fuente ligada al personal de planta del Concejo deliberante señaló, "Rizzo puso a quién quiso dejando de lado la carrera administrativa, pero el personal de planta del Concejo que permanecerá luego de que todos se vayan, va a hacer los imposible para que esto se revierta, incluso el gremio, APEL, ha planteado su malestar por esta situación, pidiendo el cambio del personal recién nombrado".

La situación compleja en sí misma, aporta al caos y esto no sería tolerado por los concejales, quienes querrían poner fin a este derrotero de problemas causado por el actual secretario administrativo.

Problemas con los proveedores, manejo discrecional de los pagos, problemas con el personal, remoción de personal a otros espacios del Concejo para evitar dramas personales y deslices políticos son solo algunos de los motivos que hacen que desde los bloques, incluso desde el mismo bloque peronista, se analice el recambio en la secretaría administrativa del cuerpo.

Los concejales deberán elegir entre una contante relación conflictiva, de desconocimiento y desautorización incluso hacia los propios ediles o el reencause de un área por demás sensible del Concejo Deliberante de Río Grande.

Comentá la nota