La ‘renovación’ del desgastado PJ, en manos de gobernadores

El bonaerense Daniel Scioli, segundo del frustrado ex presidente del partido, Néstor Kirchner, convocaría a un congreso partidario. La mayoría de los gobernadores jefes territoriales del peronismo del interior se lo están pidiendo. Este jueves, Scioli recibiría al riojano Beder Herrera.
El vicepresidente del PJ nacional y gobernador bonaerense Daniel Scioli convocaría a un Congreso partidario o conformaría una mesa de acción política para que se haga cargo de la conducción del justicialismo, en la que los gobernadores que ganaron en sus distritos -incluído el riojano Luis Beder Herrera- tendrán un papel preponderante.

Será cuando culmine la ronda de charlas telefónicas y cara a cara que inició el mismo lunes, apenas Kirchner anunció su renuncia.

Si Kirchner intentó salvar a Scioli y conservar a través suyo algo del poder perdido, el hasta entonces vicepresidente del PJ comprendió pronto que le iba a ser imposible conducir el partido después de la derrota en la Provincia.

El martes se reunió con Hugo Moyano y los gobernadores Mario Das Neves (Chubut) y Jorge Capitanich (Chaco). El miércoles se vio con José Luis Gioja (San Juan) Sergio Urribarri (Entre Ríos) y Juan Manuel Urtubey (Salta). Todos le plantearon la necesidad de mayor protagonismo y distribución del poder entre las provincias. Hoy le tocaría el turno al riojano Beder Herrera que está en Buenos Aires.

Hasta ahora, Scioli sufrió algunos rechazos. El más sonoro fue el de Carlos Reutemann que ayer contó que Scioli le dejó un llamado en su celular pero que no pensaba contestarle. "No estoy interesado en lo que pasa a nivel partidario. El es la autoridad partidaria, que se haga responsable, pero yo no voy a participar", afirmó el senador santafesino y aspirante a la candidatura presidencial por el PJ.

Su convocatoria también había sido rechazada por peronistas disidentes como Francisco de Narváez, Felipe Sola, Ramón Puerta o Alberto Rodríguez Saá. El tucumano K José Alperovich, también canceló la reunión que tenía prevista con Scioli.

"Daniel se siente cómodo como articulador de esta etapa de transición. Pero no se va a quedar conduciendo el PJ", afirmó una alta fuente del gobierno platense.

Comentá la nota