Reniegan de las encuestas, pero las utilizan

Reniegan de las encuestas, pero las utilizan
El manto de sospecha que cubre las encuestas no impidió que los dirigentes admitieran su valor como herramientas de proselitismo. La mayoría de los candidatos consultados por LA GACETA despotricó contra los sondeos.
Casi todos denunciaron que tergiversan la realidad, y que pueden influir en el elector, haciendo que modifique su voto en favor de una lista que antes no había considerado. Afirmaron, además, que, debido a sus elevados costos, pocas agrupaciones pueden encargarlos.

Así y todo, algunos partidos contrataron mediciones para determinar qué dirigente tiene mejores posibilidades y elegirlo como candidato, para ratificar o rectificar el rumbo de la campaña, o para conocer cómo miden sus principales adversarios.

Sin embargo, incluso aquellos postulantes cuyas agrupaciones pagaron sondeos admiten que el mejor termómetro es el contacto con la gente. Afirmaron que la adhesión o el rechazo que reciben en los sitios que suelen visitar les brinda mayor información que la que pueden obtener por una encuesta.

Lo más criticado por la dirigencia fue la publicación del sondeo. Oficialistas y opositores explicaron que las encuestas no sólo se utilizan en el ámbito político. Las empresas, por ejemplo, recurren a este elemento para diagramar su estrategia de marketing. Los opositores, empero, dijeron que las firmas nunca dan a conocer los resultados de los muestreos. Por ello, la oposición ve en la difusión de las cifras el huevo del fraude electoral. Consideran que instalar en la sociedad un porcentaje da pie a que, tras la elección, nadie cuestione el escrutinio, puesto que los números serían similares a los resultados del sondeo.

"Son válidas, si son reales"

"No contratamos encuestas, debido a los altos costos. Estas son válidas e importantes, siempre y cuando sean reales, porque la calle a veces dice una cosa distinta a lo que se da a conocer". (Rubén Nicosia, candidato a senador por el Partido Federal)

"Un elemento de fraude"

"Se distorsionan. En las preguntas de la mayoría de los sondeos, los candidatos del PO no están incluidos, lo que resulta un elemento de fraude porque se induce a la gente a opinar sólo sobre una parte". (Daniel Blanco, candidato a diputado por el Partido Obrero)

"Los sondeos son armados"

"Una encuesta es sometimiento. No refleja la realidad, está armada. Cuando se publica un determinado porcentaje es para preparar la trampa: el fraude es por esa cifra; y así disimulan". (Juan Arizmendi, candidato a senador por el Partido de la Independencia)

"Va primero el que la paga"

"Al principio va primero el que paga el sondeo; en ese momento, esa fuerza mide bien. Pero el resultado final siempre dependerá de los últimos días, y de cómo se movilice cada agrupación". (Roberto Palina, candidato a senador por el Frente Pueblo Unido)

"Reivindican la persona"

"Son importantes. Nuestro espacio no contrató, porque contamos con pocos fondos. Reemplazamos estas con militancia; pero reivindican el concepto de la persona participante". (Bernardo Lobo Bugeau, candidato a senador

por el Partido Humanista)

"El oficialismo las distorsiona"

"Son válidas, reflejan la adhesión de la gente. Pero el manejo de los sondeos que hace el oficialismo marca una distorsión. Preferimos el contacto con la gente, que nos dice que somos alternativa". (Héctor Romano, candidato a diputado por el Movimiento Libres del Sur)

"La realidad, en la calle"

"Una encuesta no es un muestreo real de lo que pasa. En el trato con la gente vemos mucha indignación por la situación económica y social. La realidad está en la calle, en la cola de desocupados". (Héctor Manfredo, candidato a diputado por Izquierda Unida)

"Puede inducir al elector"

"Sirve para el que tiene más dinero porque puede inducir al elector, con ese resultado -aún virtual-, a sumarse al ganador. Si se usan para que un partido tome decisiones internas son válidas". (Claudio Viña, candidato a diputado por Fuerza Republicana)

"Dudosas, como el Indec"

"Como ocurre con el Indec, las encuestas están cubiertas de dudas. Solo pueden costearlas los partidos patronales y, en consecuencia, sus resultados están teñidos de sospechas". (Juan Luis Véliz, candidato a senador por el Partido de los Trabajadores Socialistas)

"Se intenta guiar el voto"

"Se da a conocer para orientar el voto. En 1987 se publicó un sondeo que nos daba el 1%; obtuvimos el 22%. Por medio de la difusión de las encuestas, el Gobierno prepara el fraude". (Osvaldo Cirnigliaro, candidato a senador por el Partido Laborista)

"Es difícil obtener datos fidedignos"

"El sondeo una foto de un momento determinado; pero hay que saber usarlo. En un país donde hasta el Indec está manipulado, es difícil obtener encuestas fidedignas. Me llevo más por la gente". (Juan Casañas, candidato a diputado por el Acuerdo Cívico y Social)

"Debe haber alguna seria"

"Las encuestas son parciales, porque son contratadas por alguien a quien que le interesa que el resultado le dé favorable. Sin embargo, calculo que debe haber algunas que sean serias y que sí reflejen la realidad". (Guillermo Kuchar, candidato a senador por la alianza con Co.Vos.)

"Son un marco de referencia"

"Son un marco de referencia, pero es más importante el contacto con el sentir y el pensar de la gente, con quien debatimos a diario. Y no sólo por las elecciones, sino todos los días de los últimos seis años". (Osvaldo Jaldo, candidato a diputado por el Frente para la Victoria)

"Prefiero la voz de la gente"

"Seguro antes de la elección contrataremos una encuesta. Pero a mí, particularmente, me parece más importante la voz de la gente en la calle antes que un elemento técnico como es un sondeo". (Delia Pinchetti de Sierra Morales, candidata a diputada por union Pro-Federal)

Comentá la nota