Reñida elección en Corrientes: habrá balotaje en tres semanas

Los primos Ricardo, que tiene el apoyo oficial de la UCR, y Arturo Colombi, actual gobernador, cercano al vicepresidente Julio Cobos se ubicaban en los primeros lugares. El kirchnerista Fabián Ríos estaba tercero, a pocos puntos de diferencia.
En un final cargado de tensión y ansiedad, y con una inusual guerra de números en la que tres candidatos se anunciaron ganadores, al cierre de esta edición había una sola certeza en Corrientes: que habrá segunda vuelta electoral entre dos radicales (aparentemente entre los primos Colombi) dentro de veintiún días. Sin embargo, a las 11 de la noche el tercero en discordia, el kirchnerista Fabián Ríos anunció que "estamos peleando cabeza a cabeza nuestro ingreso a la segunda vuelta", lo que hizo más confuso el resultado final.

Según los datos oficiales, estaba primero el ex gobernador Ricardo Colombi -quien tuvo el apoyo del comité nacional de la UCR- seguido por el actual gobernador Arturo Colombi (apoyado por Julio Cobos). Tercero quedaba Ríos, con una elección nada despreciable.

Pero también estos números oficiales eran puestos en duda por los políticos: el encuestador de Arturo, Luis Costa Bonino -quien había pronosticado un cómodo triunfo del gobernador- aportó más confusión: denunció que la carga de los datos estaba manipulada por los opositores y que los números "recién se conocerán el martes".

Si algo le faltaba a la intrincada política correntina, tras una campaña llena de cruces y de alianzas y rupturas, era el final confuso: los tres candidatos difundían números diferentes, y el sistema "se cayó" varias veces. Por momentos era imposible seguir la carga de datos por el sitio oficial, desde donde decían que la responsabilidad era de la Justicia electoral, a la que identificaban "con Ricardo".

"Hay candidatos que quieren alzarse con la victoria sólo por anunciarla", dijo Ríos a última hora, y anunció que él seguía peleando su ingreso al balotaje, pero que esperaría lo datos finales. Estaba acompañado por el único referente del oficialismo nacional que pisó la provincia, Daniel Scioli (ver página 4), y por el medallista Olímpico Carlos "Camau" Espínola, que estaba a punto de ganar la intendencia.

La guerra de las encuestas continuó hasta el final. Apenas cerradas las urnas, desde el bunker de Arturo su encuestador, Luis Costa Bonino, anunció que habían ganado por 41 a 30%, es decir la reelección en primera vuelta. Cualquier parecido con los anuncios de l secretario de Medios de la Nación José Albistur el 28 de junio es pura coincidencia. Y la emprendió contra Enrique Zuleta Puceiro -tal vez rompiendo códigos entre encuestadores-, quien trabajó para Ricardo: "El dijo que Fabiana Ríos estaba tercera en Tierra del Fuego, y que Angel Rozas le ganaba a Jorge Capitanich. Hay un defecto estructural en sus encuestas".

La boca de urna de Zuleta pronosticó el triunfo de Ricardo (36%) contra Arturo (32%), con Ríos en tercer lugar con el 29%. Con esos números, había segunda vuelta.

Ríos no se quedó atrás. Su gente difundió su propia encuesta a boca de urna, en la que él ganaba por poco: 29% a 28,5 de Arturo y 27,4 de Ricardo. Con la aclaración de que eso era solo un "promedio" de dos ciudades, la capital y Goya, sin datos de las demás localidades.

A esa hora, pasadas las 19.30 de ayer, era imposible saber hacia dónde se encaminaba el resultado. Había tres "ganadores" según la encuesta que se mire, y en algunas se pronosticaba el balotaje y en otra no. Los números "demasiado contundentes" del oficialismo pusieron en guardia a los opositores, que empezaron a pensar en alguna "trampa" de la política.

A las 20.45, Arturo se proclamó ganador desde su bunker, entre aplausos de los suyos. Un rato después, el que se proclamó fue Ricardo, desde la UCR, acompañado por el flamante senador Nito Artaza y el jefe de la UCR, Gerardo Morales. Nadie podía aventurar el final. Pero al cierre de esta edición, el radical "orgánico" Ricardo le ganaba a Arturo, el hombre de Cobos. Y el kirchnerista Ríos esperaba terciar en la disputa. Pero el final seguía abierto.

Comentá la nota