Con rendimientos más acotados, esperan un Merval en los 3.000 puntos este año

Analistas y operadores esperan selectividad y menor rentabilidad para el 2010. De todas formas, son optimistas: la dinámica económica mundial impulsaría a las plazas emergentes
Qué difícil es ser equilibrado en la Argentina. En todas las áreas hay ejemplos paradigmáticos que dan muestra de esta carencia. También en las finanzas. Para los inversores, el año promete iguales dosis de satisfacción y enredo.

En todo caso, sostienen en el mercado que habrá que ser un poco Quijote y otro poco Sancho, y pensarse en un escenario propicio para dejar de lado la "ambición modelo 2009" en los rendimientos. En criollo, significa que las enormes tajadas de rentabilidad ya no serán tan grandes de aquí en adelante...

Para los consultados, será el año del sentido común, de los ratios, los fundamentales, los argumentos consistentes a la hora de ponerle precio a una compañía y decidirse a invertir en ella. En este sentido, estiman que los precios de los papeles podrían trepar por encima de 30%, que todavía hay margen, lo que dejaría al Merval en los 3.000 puntos.

Pero no todas las empresas lo harán bien y podrán seguir subiendo después de haber recuperado valor incluso antes de comenzar a mostrar resultados siquiera cercanos a los que tenían en balance en 2007.

"La recuperación en el mercado de acciones presagia buenos números conforme sectores claves de la economía se recuperen", señaló Mariano Sardans, titular de FDI Gerenciamiento Patrimonial. "Los datos de la industria comenzaron a mostrar señales de mejora a partir del segundo semestre de este año, lo que deberá profundizarse a lo largo del 2010. En este sentido, varios papeles domésticos apuntan a terminar de consolidar la suba que mostraban en 2008, cuando la crisis les pego de lleno. El sector siderúrgico es uno de los que vemos con mayor potencial, puesto que el rubro automotriz ya ha empezado a recuperarse ante el rol clave de la demanda de Brasil", concluyó Sardans.

El Merval viene de duplicar su precio en 2010 y lo cierra a sólo algunos puntos de un nuevo récord histórico en pesos. Es que invertir en acciones locales resultó una de las mejores decisiones detrás de los bonos a la hora de los rendimientos. En todo caso, la apuesta fue, según sostienen los entendidos, la de recuperar buena parte o todo el valor de mercado perdido entre 2007 y 2008. Y la hazaña se cumplió. Si bien la cuenta aún sigue en rojo si la inflación mete la cola, para los embanderados en pesos el festejo vale.

Jackie Maubré, responsable de inversiones de Grupo Cohen, le pone dimensión a la perspectiva. "En 2010 se espera la consolidación de los mercados. Hay algunos temas macro que pueden presentar una amenaza, como la situación fiscal de las provincias o el ruido político pre-elecciones, pero la expectativa es que los mercados emergentes sean las locomotoras y que esto se manifieste en la consolidación de los valores de las acciones". Para la especialista, "la expectativa de rendimientos no será la misma que en 2009, no habrá rendimientos deslumbrantes y será el momento para pensar en el crecimiento genuino de los sectores".

En la misma línea, Christian Reos, analista de Allaria Ledesma, señaló que "una recuperación sostenida, y una consecuente suba en los commodities, beneficiará a los países de la región. Si el gobierno argentino tuviera éxito en el canje de deuda, y lograra una baja en el riesgo país, generará una baja en la tasa de descuento que se utiliza para valuar las acciones".

Comentá la nota