La rendición de cuentas de la comuna arrojó un superávit de $10 millones

Es la cifra que se desprende de los gastos y recursos genuinos de municipio. El ejercicio correspondiente al año 2008 fue aprobado por 17 votos en el Concejo Deliberante.
El Concejo Deliberante de Avellaneda aprobó en su última sesión la rendición de cuentas de la comuna correspondiente al año pasado.

Allí, según se desprende del Resumen del Estado Financiero y Patrimonial aprobado por el cuerpo, lo recaudado por el municipio, en concepto de recursos genuinos, ascendió a 284,6 millones de pesos - 36 millones más de lo presupuesta do - a lo que hay que agregar casi 6,9 millones destinados al pago de deudas, mientras que el gasto del año 2008 fue de 281,3 millones. La diferencia entre los ingresos y lo gastado arrojó un superávit de poco más de 10 millones de pesos.

El ejercicio del año pasado fue aprobado por 17 votos a favor y 4 en contra (todos de la Coalición Cívica), en tanto que hubo tres concejales ausentes.

Según destacó el presidente del Concejo, Armando Bertolotto, el saneamiento de las cuentas municipales se refleja claramente comparando los ejercicios del 2003 con el del año pasado. «En 2003, cuando asumimos, había un déficit de 23 millones de pesos y una deuda que ascendía a los 150 millones, es decir, un presupuesto y medio de aquel entonces», detalló. «Mientras que hoy, la deuda es de 78 millones y está refinanciada hasta el año 2017, lo que equivale a tener que destinar sólo un 2,5% del presupuesto anual para cancelarla, incluyendo capital e intereses», sostuvo Bertolotto.

En rigor, la rendición de cuentas aprobada arroja un pasivo de 99,8 millones, pero - según explicó el presidente del Concejo - allí se incluyen más de 20 millones de pesos que el municipio adeudaba al cierre del ejercicio, pero que corresponden a recursos afectados, es decir, fondos que fueron asignados desde Nación y Provincia, que todavía no habían sido girados.

Los recursos afectados ascendieron el año pasado a más de 500 millones de pesos, lo que le permitirán al municipio concretar numerosas obras, entre ellas, la construcción de 5.700 viviendas en distintos barrios; la urbanización de villas; la extensión de la red cloacal y de agua potable; el nuevo camino de la Ribera; o las recientemente inauguradas como la Escuela Especial Nº 505, el Instituto Municipal de Odontología Infantil, la Plaza de la Integración «Lolita Torres», y la apertura del Puente bajo vías de la calle Colón.

«La realidad es que sin el apoyo del Gobierno Nacional y Provincial, el municipio podría tener sus cuentas saneadas, los sueldos al día, brindar los servicios de manera normal, pero con la recaudación apenas nos alcanzaría para algunas obras de bacheo, no mucho más», valoró Bertolotto. «Por eso es que defendemos este modelo de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, porque significa redistribuir la riqueza en obras concretas que benefician a los vecinos», concluyó Armando Bertolotto.

Comentá la nota