Renault aceptó su culpa y podría ser echado de la F 1

El italiano Briatore, muy comprometido en la causa, renunció a su cargo de director manager.
Renault aceptó las imputaciones que alegaban que el piloto Nelsinho Piquet fue forzado por su escudería a chocar en el Gran Premio de Singapur de Fórmula 1 de 2008 para permitir la intervención del auto de seguridad y así conseguir que el español Fernando Alonso ganara la carrera.

Como consecuencia de esta decisión, el director manager italiano Flavio Briatore y el ingeniero inglés Pat Symonds renunciaron a sus cargos en el equipo y Renault se presentará a la audiencia del lunes a la que había sido citado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

En un comunicado, Renault dijo que "no apelará las recientes alegaciones hechas por la FIA concernientes al Gran Premio de Singapur. Y desea informar que su director manager Flavio Briatore y su director ejecutivo de ingenieria Pat Symonds han dejado el equipo. Antes de atender la audiencia de la FIA en París el próximo 21, el equipo no hará otros comentarios". No se especificó si Briatore y Symonds fueron despedidos o renunciaron.

En las instalaciones de la FIA, en las cercanías de la plaza Vendome, el Consejo Mundial del Automovilismo decidirá qué penalidades se le impondrán a Renault como resultado de esta manipulación.

La escudería corre el riesgo de ser prohibida para siempre en la categoría al igual que Briatore y Symonds, al que se le ofreció inmunidad para que declarara.

Fueron Nelsinho Piquet y su padre Nelson, ex piloto, los que denunciaron a la FIA estas irregularidades después de que el joven conductor fuera destituido de su puesto en agosto.

El joven Piquet admitió que aceptó el pedido de Briatore para chocar, que le fue transmitido por Symonds. Este le dijo en qué vuelta debería hacerlo y dónde. Briatore después le dio las gracias. El piloto justificó su decisión, que lamentó, por su vulnerabilidad emocional ante el temor de que no le renovaran su contrato.

Briatore inició acciones judiciales contra Piquet y su padre en los días posteriores a la grave denuncia.

El presidente de Renault, el brasileño Carlos Ghosn, dijo que "no vamos a reaccionar con sangre caliente. No vamos a hacer un juicio prematuro en un sentido o el otro", advirtió.

La FIA acusó formalmente a Renault de "conspiración con su piloto Nelson Piquet jr. para causar un deliberado accidente en el Gran Premio de Singapur con el objetivo de provocar el desplazamiento del auto de seguridad para darle ventaja a Alonso".

Este episodio es el desgraciado y oprobioso final para Briatore, un personaje con 20 años en la F 1 y asociado en algunos negocios con Bernie Ecclestone, el zar de la máxima categoría. Symonds, por su parte, era considerado una figura super respetada en el ambiente, con 30 años de experiencia.

Comentá la nota