*Renace un estigma para el MPN: la "represión"

Lo ocurrido en la Comisaría I con Jesús Escobar será potenciado al máximo en la política local. El lunes se hará una marcha con todos los condimentos necesarios para repudiar un presunto avance de políticas represivas por parte del gobierno de Jorge Sapag.

Jesús Escobar encabezó una conferencia de prensa junto a otros dirigentes políticos, sociales y sindicales

El lunes, la oposición al MPN intentará mostrar una vez más cohesión, esta vez en una marcha callejera preparada para repudiar el incidente protagonizado por buena parte del personal policial de la comisaría I de la capital neuquina y el secretario de Derechos Humanos del municipio, Jesús Escobar.

El evento, programado para embretar políticamente a un gobierno que ha elegido el camino de opinar que lo ocurrido es un mero episodio judicial, fue presentado en sociedad en una conferencia de prensa que tuvo una presencia clave: la del referente de UNE y la CTA, Julio Fuentes.

Fue este dirigente precisamente el que destacó que lo ocurrido remite a "una cuestión a la cual los neuquinos no podemos acostumbrarnos" –el accionar represivo, se supone- y señaló que "las dos hipótesis que aquí se pueden pensar son peligrosas: o la policía decide sola o la manda el gobernador".

Antes, el propio involucrado principal y nueva estrella en el firmamento de los políticos víctimas del "neofascismo" vernáculo, Escobar, había señalado con toda claridad que "detener a chicos que pedían por los derechos de niñez, maltratar y amenazar a una concejala y a una diputada provincial y apalear a un secretario, diputado mandato cumplido y convencional constituyente es claramente un hecho político", para refutar las propias palabras del gobernador Sapag, que había limitado el alcance del episodio al ámbito de la investigación judicial.

"Digámoslo con todas las letras: lo que hemos sufrido es porque somos opositores al gobierno de Jorge Sapag. Se desprende de sus dichos que ser opositor al gobierno es un delito", remarcó el dirigente de Libres del Sur.

Luego hizo una vinculación resonante: dijo que recusará al juez Marcelo Benavídez –quien abrió una causa a instancias de la policía para investigarlo a él- porque aseguró que el magistrado le guarda "animosidad" personal y a toda la Secretaría de Derechos Humanos del Municipio, porque "impugnaron su postulación a vocal del TSJ".

Juan Manuel Salgado, del Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (también abonado reciente a la oposición al gobierno de Sapag por el tema mapuche), rechazó la "criminalización creciente" de las protestas sociales y aportó que el ataque a Jesús "ha sido escogido para demostrar que el aparato represivo del estado está dispuesto a avanzar incluso en funcionarios de Derechos Humanos", para dar el mensaje de que "ni siquiera un funcionario de Derechos Humanos queda afuera de este avance".

Estuvieron presentes en la conferencia referentes del Sindicato de Prensa, del Sindicato de Ceramistas, de la Central de Trabajadores Argentinos, del Partido de los Trabajadores Socialistas, del Partido Obrero, del Partido Comunista, de la Corriente Clasista y Combativa y de la Confederación Mapuche, además de la concejala Mercedes Lamarca y la diputada Paula Sánchez.

Comentá la nota